Tres casos de ignominia

La denuncia de delitos es baja porque los agredidos saben que todos son los mismos. Unos son delincuentes con uniforme y otros encapuchados
Tres casos de ignominia
Hay quien sostiene que este problema de exilio de mexicanos a EEUU es una cuestión fronteriza, y no de la violencia.
Foto: Archivo / AP

México

La tragedia de la actual ola de violencia tiene cara y nombre, más allá de los números que por si mismos son ya alarmantes. Cada historia muestra el sufrimiento y las multiples victimizaciones, porque hay delitos, impunidad y un silencio gubernamental que evita aplicar la justicia y reconfortar a los agraviados. Solo trata de culpar a las víctimas. Tres casos he conocido recientemente en El Paso, Texas en el grupo Mexicanos en el Exilio.

Mantendré su anonimato por no tener su autorización para citarlos en esta nota.

Caso 1. Sergio caminaba por la noche hacia su casa después de cumplir con el turno nocturno en una maquiladora. Lo detuvo una patrulla con tres policías; un hombre y dos mujeres. Lo llevaron a una casa, lo interrogaron sobre las razones de estar en la calle a altas horas de la noche. El les dio la explicación apropiada y después de varias horas, parte de los policías se retiraron y lo dejaron con uno que lo encañonó para violarlo.

Sergio se encaminó al puente internacional y de allí fue llevado al hospital, le proveyeron asistencia psicológica muy básica y luego la migra se negó a darle la atención profesional que necesitaba. Hoy está solicitando asilo político y ojalá sea uno del 1.9% de los otorgados.

2. Pedro fue levantado camino a su casa por un grupo de encapuchados que lo llevaron a una casa de seguridad donde le ofrecieron empleo. O trabajaba para los criminales o lo mataban, y como la casa de su padre había sido quemada, su tío había desaparecido y a una tía le habían navajeado a su esposo e hijo, él aprovechó para huir en el plazo que le habían concedido para que pensara si aceptaba la oferta.

No fue a la policía porque en su pueblo no existe, el Ejército ya lo había maltratado cuando se dirigía a su trabajo, así que huyó a Estados Unidos donde empieza el vía crucis del asilo político.

3. Miguel es un empresario que pagaba la extorsión del crimen organizado. Un buen día empezó a organizar una huelga de transportistas para obligar al Gobierno a que los asistiera, solamente 24 horas después de la queja se le indicó que frenara su queja, unas semanas después asesinaron a su hijo y le quemaron unos camiones. El huyó del país y continúa pagando la extorsión para que su empresa siga trabajando. Es muy posible que sus casos no aparezcan en las estadísticas de delitos denunciados porque saben que puede ser un ejercicio futil y muy peligroso.

Saben que hay una conexión entre los criminales y los policías, lo que da lugar al crimen autorizado.

La denuncia de delitos es baja porque los agredidos saben que se enfrentan a los mismos, unos son delincuentes con uniforme y otros se encapuchan, la gente sabe que su denuncia podrá encontrarse con una agresión mayor. Así debemos poner en tela de duda la información de los gobiernos que sostienen que los delitos bajaron.

Tal vez bajó el número de secuestros mayores, pero no el de agresión a la sociedad en general.

Sergio dice que no presentó una denuncia porque la división entre buenos y malos no existe; Pedro sufrió la agresión de un policía bajo la complicidad silenciosa de otros policías que dejaron que el victimario actuara libremente.

Estados Unidos no muestra una actitud humanitaria, en ocasiones delata a solicitantes de asilo, como fue el caso de un policía que huyó para salvar la vida y trata a las victimas como si fueran delincuentes. Incluso en muchos casos los” “avienta” de regreso a lo que puede ser una muerte totalmente segura.

El consulado de México en El Paso se niega a atenderlos bajo la premisa de que si se fueron del país, pues no merecen ser atendidos, o sea que el departamento de protección no funciona para nadie, y los diplomáticos no asumen su posición de funcionarios públicos que deben atender a TODOS los mexicanos en el exterior.

Hay quien sostiene que este problema de exilio es una cuestión fronteriza, y tal vez el número de agraviados fronterizos es aún mayor porque tienen a los Estados Unidos a un lado.

Sin embargo, el crimen autorizado es un mal nacional de grandes dimensiones porque demuestra que se ha diluido la línea que debería separar a los criminales de las fuerzas que gozan del monopolio de la violencia considerada como legítima.

Estamos frente a la descomposición drástica del tejido politico, a la corrupción de la legitimidad para luchar contra el mal, porque el mal ya penetró al Gobierno que ha generado toda una simbiosis que los hace cómplices.