Deportaciones de EEUU ante Comisión de la OEA

Activistas denuncian ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la política migratoria del presidente Barack Obama
Sigue a La Opinión en Facebook
Deportaciones de EEUU ante Comisión de la OEA
Los activistas aseguran que desde que Obama tomó posesión en enero del 2009 se han deportado casi 1.6 millones de inmigrantes indocumentados.
Foto: AP

Washington – Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes afirmaron este lunes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA que las prácticas migratorias de EEUU, en particular las deportaciones, contravienen las normas internacionales para la protección de familias y trabajadores.

Durante una audiencia ante la CIDH, una entidad de la Organización de Estados Americanos (OEA), representantes de una veintena de organizaciones cívicas y un inmigrante salvadoreño en peligro de expulsión ofrecieron testimonio sobre el impacto negativo de las redadas y deportaciones que realiza la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en la comunidad inmigrante.

Algunos de los participantes explicaron que su objetivo es presionar al Gobierno del presidente Barack Obama -que ya ha deportado a más de un millón de indocumentados desde 2009-, a que ponga en marcha una reforma migratoria integral a la brevedad posible.

“Venimos para hablarles de los abusos que están ocurriendo en todo el país; nosotros en Nueva Orleans recibimos a diario a gente que pide ayuda, que vienen con grilletes y con órdenes de deportación. Esperamos que seamos escuchados y que paren las redadas”, explicó Saúl Merlos, un trabajador indocumentado salvadoreño y miembro del Congreso de Jornaleros de Nueva Orleans (Luisiana).

La Administración Obama ha dicho que su énfasis está en la deportación de indocumentados con antecedentes penales o que representan un peligro para la seguridad pública y nacional, y que la reforma migratoria es tarea exclusiva del Congreso.

Pero Merlos afirmó que, sobre el terreno, los indocumentados “viven en carne propia una realidad distinta”, y son arrestados por las autoridades migratorias “mientras esperan el autobús, buscan empleo, o llevan a sus niños al colegio”.

Queremos que paren las deportaciones porque la mayoría somos padres de familia y no queremos más separaciones. Tengo que ir a corte en diciembre, pero seguiré peleando para quedarme… tengo 18 años acá, mi hija nació acá y tiene 13, y no nos queremos ir”, dijo Merlos, trabajador de construcción.

Por su parte, el abogado Charles Abbott, del Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), explicó que la política migratoria de EEUU ha creado una crisis en la comunidad inmigrante y el Gobierno de EEUU puede tomar medidas para resolverla.

“En esta audiencia queremos recordar que EEUU aún no ha cumplido con una de las recomendaciones de la comisión para salvaguardar a las familias (inmigrantes). La reforma migratoria presenta una oportunidad histórica y EEUU debe realizar por fin reformas legislativas y administrativas” para ayudar a los inmigrantes, dijo Abbott.

La Administración Obama puede y debe frenar las deportaciones que violentan los principios básicos de derechos humanos”, subrayó el experto.

Durante su 149 período de sesiones, la CIDH escuchó testimonios de líderes de una veintena de grupos cívicos, académicos y religiosos, en unos momentos en que aumentan las presiones para que la Cámara de Representantes someta a voto la reforma migratoria que aprobó el Senado en junio pasado.

En la Cámara Baja, los demócratas promueven la legislación HR15, que incluye la mayoría de los componentes de la reforma migratoria del Senado y ya cuenta con el primer patrocinador republicano, el legislador Jeff Denham.