Peligra dar comida gratis en la calle a necesitados de LA

Concejal busca eliminar la repartición gratuita de alimentos en la calle a los necesitados angelinos
Peligra dar comida gratis en la calle a necesitados de LA
Cada noche voluntarios de organizaciones caritativas sirven comida a cientos de personas necesitadas en las calles.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

WEST HOLLYWOOD.— Ayer, al igual que cada noche, el albañil René Mancera, de 63 años de edad, cena comida de restaurantes finos en la banqueta de la calle Sycamore, a una cuadra de La Brea. Su comida termina con un postre, de los que en las tiendas valen 4 dólares cada uno.

Mancera hace fila por aproximadamente una hora para recibir la comida que los restaurantes han donado y que la organización Greater West Hollywood Food Coalition se encarga de repartir entre las personas más necesitadas de esta zona que se divide entre quienes tienen casas y condominios de lujo, y quienes comparten la renta de un apartamento viejo como Mancera y sus amigos.

“Cada tarde después del trabajo, cuando regreso de Malibu, me detengo aquí. Hago fila y después me voy para la casa”, comentó este inmigrante mexicano, sobre su rutina diaria. “La comida es muy buena. Mejor que los frijoles que los muchachos preparan en la casa”.

El concejal Tom LaBonge introdujo una moción el pasado 13 de septiembre que busca “evaluar” y posiblemente eliminar las escenas de repartición de comida gratis que como esta que se repiten en toda la ciudad.

Sebastián Lemire, voluntario de UCLA y de la organización sin fines de lucro Greater West Hollywood Food Coalition, dijo que a principios del mes unas 80 personas hacen fila para la comida. Para finales del mes, entre 150 a 200 personas hacen la fila. Anoche la fila de personas le daba vuelta a la cuadra.

“No sólo son personas sin hogar quienes hacen fila, vemos a muchas familias y personas que después de pagar la renta no tienen dinero para la comida”, dijo Lemire.

Frank Tamborello, director de Hunger Action Los Angeles, dijo que las autoridades de la ciudad deberían de enfocarse en ayudar a los pobres y no en penalizarlos.

“No es crimen ser pobre. No es crimen tener hambre, pero el concejal quiere introducir una ordenanza que penaliza no sólo a los pobres, sino también a quienes les dan de comer”, dijo Tamborello.

Al cuestionar al concejal LaBonge sobre su moción de eliminar los puestos temporales de repartición de comida, su oficina envió un comunicado a La Opinión en el que asegura que su propósito es encontrarle una solución permanente que no sea la calle.

“Desde que sucedió el redistrito el año pasado, los limites de mi distrito ahora incluyen Sycamore/Romaine. Desde entonces, mi oficina ha trabajado con una coalición comunitaria que incluye Greater West Hollywood Food Coalition, negocios, la policía y residentes del área para encontrar un lugar cerca a donde le puedan de comer a las personas de una forma segura”, declaró LaBonge.

El concejal mantiene la posición de que la calle no es un lugar apropiado para darle de comer a la gente.

Esta ordenanza podría potencialmente afectar también los eventos de repartición de comida de Thanksgiving y Navidad que se realizan en Skid Row y en otras partes de la ciudad.

?>