Republicanos sentirán “Costo de inacción” sobre la reforma

Activistas pro reforma migratoria lanzan una campaña para aumentar la presión sobre la Cámara de Representantes
Republicanos sentirán “Costo de inacción” sobre la reforma
Varios sectores aumentarán las campañas de presión sobre los republicanos en el Congreso, cuando quedan apenas unos 15 días en el calendario legislativo.
Foto: AP

Washington – Líderes de una vasta coalición de partidarios de la reforma migratoria lanzaron este jueves la campaña “Costo de la inacción”, que en las próximas seis semanas buscará aumentar la presión sobre los republicanos de la Cámara de Representantes para que permitan un voto sobre la medida antes de fin de año.

La campaña está dirigida a nueve legisladores republicanos de la Cámara Baja en distritos conservadores clave y que afrontan la reelección en las elecciones legislativas del 2014.

Su mensaje es que la inacción sobre la reforma migratoria en el Congreso tienen un precio muy alto: para los indocumentados, porque las deportaciones causan el quebranto de las familias inmigrantes, y para los políticos, porque lo pagarán en las urnas el próximo año, según explicaron en rueda de prensa los organizadores.

Gustavo Andrade, miembro de Casa en Acción y del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa, advirtió de que en 2014 los votantes latinos recordarán quienes apoyaron la reforma migratoria y quiénes le dieron la espalda.

Por su parte, Tom Snyder, de la federación sindical AFL-CIO, expresó su frustración de que ni el apoyo de un vasto sector de la sociedad civil ni las medidas de presión han surtido efecto entre los republicanos, casi cinco meses después de que el Senado aprobase su versión de la reforma migratoria.

Los republicanos controlan el destino inmediato de la reforma en la Cámara Baja pero los votantes latinos y los inmigrantes controlan el futuro a largo plazo del Partido Republicano. La mayoría de estos legisladores ganó el año pasado por un margen muy estrecho…quedan advertidos de las consecuencias si se sitúan en el lado equivocado de las familias inmigrantes”, advirtió Snyder.

La campaña está dirigida a los distritos de los legisladores republicanos de California, Jeff Denham, David Valadao, Buck McKeon, y Gary Miller; de Colorado, Scott Tipton y Mike Coffman; de Florida, Daniel Webster; de Nuevo México, Steve Pearce, y de Nevada, Joe Heck.

Todos ellos han dicho públicamente que apoyan una reforma migratoria para la legalización de la población indocumentada. Denham y Valadao, junto a la congresista republicana de Florida, Ileana Ros-Lehtinen, son los únicos republicanos que hasta ahora copatrocinan la legislación HR15, que los demócratas presentaron a principios del mes pasado.

Los activistas consideran que no bastan las palabras y que Denham y Valadao, en particular, deben seguir presionando a sus correligionarios para lograr el voto de la HR15 en la Cámara Baja este año.

La campaña, en la que participarán “centenares” de voluntarios, incluirá “decenas de miles” de “conversaciones en vivo” y llamadas telefónicas con votantes latinos en esos distritos, así como visitas de casa en casa, para que ‘estos a su vez presionen a los legisladores.

Este esfuerzo se suma a una campaña publicitaria de medio millón de dólares del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU) en siete de los nueve distritos incluidos en la del “Costo de inacción”.

En declaraciones a La Opinión, Martha Rosales, una estudiante indocumentada beneficiada por la “acción diferida” que suspende su deportación y miembro del grupo PICO United de Florida, dijo que “si no hay un voto, seguiremos presionando de una u otra manera para lograr la tranquilidad de toda la comunidad”.

La campaña de presión se produce cuando quedan apenas unos 15 días en el calendario legislativo, mientras el Gobierno federal continúa las deportaciones al ritmo de alrededor de 1,200 al día.