Boehner mantiene silencio sobre ayuno de activistas

El republicano John Boehner mantiene silencio sobre el ayuno de activistas por la reforma migratoria, pero algunos republicanos reiteran su apoyo a la misma

Guía de Regalos

Boehner mantiene silencio sobre ayuno de activistas
Participantes del "Ayuno por las Familias" se mantienen dentro de una carpa frente al Capitolio, en Washington DC.
Foto: Maria Peña / impreMedia

WASHINGTON.- El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, aun no ha respondido al ayuno que guardan activistas a favor de la reforma migratoria, ni a su petición de hoy de reunirse con él, pero otros líderes de su bancada reiteraron su apoyo a la iniciativa.

Un nutrido grupo de activistas que guardan ayuno por tiempo indefinido en una carpa en el “Mall” de Washington, encabezado por Eliseo Medina, del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios, entregó hoy en persona una carta a una asesora de Boehner, en la que pidieron una reunión con él para urgirle nuevamente a someter a votación voto sobre la reforma migratoria en la Cámara Baja.

“Estamos disponibles las 24 horas del día, siete días a la semana para reunirnos con usted”, indicaron los activistas en la carta, en la que describieron “el terrible costo” de la ausencia de una reforma migratoria, con 463 indocumentados muertos en la frontera sur en 2012 y un hito de cerca de dos millones de deportados desde 2009.

Consultadas por La Opinión, la oficina de Boehner no ofreció comentarios sobre el pedido de los activistas, y tampoco lo hicieron las oficinas de los congresistas republicanos Jeff Denham y David Valadao, que apoyan la legislación HR15, una versión de la reforma migratoria aprobada por el Senado en junio pasado.

Sin embargo, un asesor republicano de alto rango de la Cámara Baja, que pidió el anonimato por la sensibilidad del asunto, dijo a La Opinión que los republicanos en ese órgano legislativo “reconocemos que nuestro sistema migratorio está roto y necesita soluciones reales”.

“Necesitamos soluciones inteligentes, justas y permanentes, por lo que preferimos una estrategia paso por paso en vez de una solución global, que incluya seguridad fronteriza, la modernización de la inmigración legal, la creación de un programas de trabajadores huéspedes y solucionar la situación de los que viven acá de forma ilegal”, explicó.

“Esperamos que juntos podamos lograr un sistema migratorio que funcione para todos aquellos que buscan mayores oportunidades en Estados Unidos”, puntualizó.

Hoy mismo, durante un foro organizado por el diario The Wall Street Journal, el presidente Barack Obama dijo que aceptaria una reforma migratoria “en cinco pedazos” siempre que estos, en su conjunto, ayuden a resolver el problema de la inmigración ilegal en EEUU.

Si los republicanos de la Cámara Baja “quieren cortarla en cinco pedazos, con tal de que se logren esos cinco pedazos, no me importa cómo luzca, siempre y cuando contemple los valores” de una reforma como la que aprobó el Senado, dijo.

Brendan Buck, un portavoz de Boehner, elogió que Obama “está comenzando a reconocer” que los republicanos prefieren responder al problema de la inmigración ilegal “un paso a la vez”.

El legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, dijo que las declaraciones de Obama dan “mucha esperanza” de que se logre la reforma con la ayuda de los republicanos, comparando la reforma a “una cena con múltiples platos”.

Aunque no ha habido reacciones al ayuno iniciado el pasado 12 de noviembre, algunos republicanos de corte moderado se han reunido durante el verano con activistas y votantes de la comunidad hispana en aras de establecer un dialogo sobre la reforma.

Grupos pro-reforma en estados como Arizona y California también se han sumado al ayuno nacional que, en el caso de Medina, le ha hecho perder 13 libras desde el martes pasado. Mañana, los activistas tendrán visitas del Caucus Hispano del Congreso y de la líder sindicalista Dolores Huerta.