Venezuela multa a General Motors con $85,000 por “usura”

La acción forma parte de la lucha contra el alza de precios en la economía declarada por la administración del presidente Nicolás Maduro

Guía de Regalos

Venezuela multa a General Motors con $85,000 por “usura”
General Motors se encuentra en Venezuela desde hace 65 años.
Foto: Archivo

Caracas – El gobierno de Venezuela multó hoy con 535,000 bolívares ($84,920) a la filial local de la automotriz estadounidense General Motors por presunta “usura” en la venta de repuestos.

La multa fue impuesta después de una inspección realizada a la empresa en el marco de la lucha contra el alza de precios en la economía declarada por la administración.

“Estamos hablando de la multa más alta que procede por estos casos (…), a la empresa General Motors por caso de usura”, anunció el ministro de Industria, Ricardo Menéndez, en referencia a las 5,000 unidades tributarias (cada unidad son 107 bolívares) que se le impuso como sanción.

El ministro, que informó de la multa desde una planta de la automotriz en la ciudad de Valencia (centro), en una transmisión televisada en vivo por la televisión estatal, indicó que durante la inspección se encontraron márgenes de ganancias que “deben ser considerados como de usura”.

Como ejemplo citó el caso de un tensor para automóviles que tenía un costo total de 337 bolívares ($53) pero se vendía a los concesionarios a 1,242 bolívares ($197).

Menéndez acusó además a General Motors de cargar al usuario final un sobreprecio final del 7 % en la venta de automóviles y pidió poner fin a esta práctica.

La empresa estadounidense se encuentra en Venezuela desde hace 65 años y posee dos plantas de ensamblaje en el estado Carabobo (centro).

La inspección se desarrolló dentro de la ofensiva que el gobierno del presidente Nicolás Maduro lanzó este mes para que los comerciantes vendan sus productos a “precios justos”.

Las autoridades están interviniendo y aplicando multas en inspecciones sorpresa a comercios por supuestamente cobrar sobreprecios, todo con el propósito de controlar una inflación que llega a un 45 % en los primeros diez meses del año.