Acusado de matar a 200 mexicanos

Aterrorizó varios municipios en el estado de Guerrero y Jalisco

Felipe Viveros es acusado de jalar el gatillo  una y otra vez.
Felipe Viveros es acusado de jalar el gatillo una y otra vez.
Foto: Suministrada

MÉXICO, D. F.— Tiene 30 años y 200 asesinatos en su conciencia, dice la Policía Federal. Felipe Viveros García es acusado de ordenar y jalar el gatillo una y otra vez en contra de sus víctimas de secuestro, integrantes de grupos antagónicos en la delincuencia organizada y vendedores de droga.

Aterrorizó los municipios de Teloloapan, Apaxtla de Castrejón, Cuetzala del Progreso, Tepecuacuilco, Iguala de la Independencia y Arcelia, en el estado de Guerrero (sur), así como diversos municipios en Jalisco (occidente) hasta que las autoridades de seguridad federal lo detuvieron en el municipio de Tomatlán.

Un comunicado de prensa divulgado ayer por las autoridades federales de seguridad da cuenta de que el acusado también está relacionado con acopio de armas y extorsión a autoridades jaliscienses, donde operaba actualmente, ya en Tomatlán, ya en Zapopan.

Además, según las investigaciones instruidas por la Agencia del Ministerio Público de la Federación, Viveros estaría vinculado “con al menos 10 casos de secuestro documentados”.

El proceso de justicia en contra de este presunto delincuente con larga carrera criminal está en proceso.

Felipe Viveros, conocido en el mundo de la mafia como el F5, es un presunto miembro de la Familia Michoacana, que saltó a la fama en 2012 a través de un video divulgado en Youtube en el cual Eleuterio Aranda, alcalde de Acapetlahuaya, Guerrero, le dedica un corrido en los que alaba su capacidad de organización.

Poco antes de la difusión de esta cantaleta, El F5 y su hermano Bartolo “El 5-5” fueron grabados en otro video donde hacía supuestos tratos en Teloloapan (también Guerrero) Ignacio de Jesús Valladares Salgado, donde la mitad de la población ha huido por la violencia.

Desde entonces los buscaba el Ejército y el gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre prometió investigar a los presidentes municipales, ambos de su partido, que siguen en función.