Congreso cierra 2013 sin reforma migratoria

A pesar de no avanzar en este año, activistas dicen que el acuerdo presupuestario da esperanza que el asunto pase a la agenda del 2014
Congreso cierra 2013 sin reforma migratoria
Sin un proyecto de reforma migratoria en el 2013, activistas se preparan para impulsarla el próximo año.
Foto: María Peña

Washington.- La Cámara de Representantes de EEUU ha iniciado su receso navideño y el Senado lo hará la semana próxima, dejando en vilo a 11 millones de inmigrantes indocumentados. Pero según activistas, el acuerdo presupuestario del Congreso insufla esperanzas de que la reforma migratoria salga en 2014.

Tanto demócratas como republicanos coinciden en que el sistema migratorio está “roto” pero mantienen profundas divisiones ideológicas sobre el alcance y contenido de una reforma migratoria integral.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, Bob Goodlatte, afirmó este viernes que la mayoría de su bancada rechaza la versión “fallida” que aprobó el Senado, pero apoya una que eventualmente garantice que no habrá más olas de inmigración ilegal.

“La estrategia de ir paso por paso nos permite ver con cuidado cada aspecto del problema y asegurar que todos los congresistas entiendan la idea de que necesitamos responder a todas las áreas, incluyendo la vigilancia fronteriza y el cumplimiento de las leyes al interior del país… tenemos que asegurarnos de que no habrá más olas de inmigración ilegal”, dijo el legislador republicano de Virginia.

En la actualidad, el único proyecto de ley migratorio aprobado en el pleno de la Cámara Baja fue uno que elimina fondos para el programa de “acción diferida” de 2012 que suspendió por dos años la deportación de ciertos estudiantes indocumentados.

“Decepciona que la Cámara Baja inició el receso sin debartir la reforma migratoria, pero el movimiento pro-inmigrante está más decidido que nunca a seguir presionando. En el 2014, la presión irá por dos vías: a los republicanos de la Cámara Baja, para que programen un voto, y a los demócratas y la Administración Obama para que tome medidas administrativas que eviten la deportación de los que se beneficiarían de la reforma”, explicó Maribel Hastings, analista de America’s Voice.

El 2013 fue testigo de numerosos actos de protesta frente al Capitolio, vigilias, campañas publicitarias, asambleas populares, marchas, y un ayuno nacional que puso bajo los reflectores la “crisis moral” suscitada por la inacción legislativa.

Para algunos legisladores demócratas, entre ellos Luis Gutiérrez, y otros activistas pro-reforma el acuerdo presupuestario de dos años aprobado por ambas cámaras del Congreso da esperanzas de que ambos partidos logren la reforma migratoria en 2014.

“El acuerdo presupuestario es un poderoso ejemplo de cómo los republicanos y demócratas pueden liderar para que el país avance”, dijo en un comunicado Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración.

Noorani expresó esperanza de que así como el presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, mostró liderazgo en las negociaciones presupuestarias, también lo haga en 2014 en la reforma migratoria, un asunto que, a su juicio, es el más bipartidista de todos ante el Congreso.