Reabren biblioteca en Pico Rivera

Inauguran el nuevo edificio de 16 mil pies cuadrados y con 80 mil libros

Guía de Regalos

Reabren biblioteca en Pico Rivera
La supervisora del condado Gloria Molina y varios funcionarios de la Ciudad posan frente a la nueva biblioteca de Pico Rivera.
Foto: Suministrada

La ciudad Pico Rivera, de gran mayoría hispana, cuenta desde ayer con una nueva y moderna biblioteca de 16 mil pies cuadrados, que se alimenta con fuentes de energía renovable y para cuya construcción se invirtieron 16 millones de dólares.

“La icónica, pequeña y redonda biblioteca que muchos de nosotros que crecimos en Pico Rivera recordamos fue demolida para abrir campo a una estructura de 16.000 pies cuadrados y 16 millones de dólares, con lo más avanzado en tecnología”, señaló durante el acto inaugural la supervisora del condado, Gloria Molina.

Durante la ceremonia, a la que asistió también el alcalde de la ciudad, Gustavo Camacho, se puso de manifiesto que el nuevo edificio se enmarca “en la primera línea de innovación, utilizando energía renovable como paneles solares para todas las instalaciones”, y ostenta el sello Leed Gold, que certifica su liderazgo en tecnología de diseño.

La nueva biblioteca cuenta con 80 mil volúmenes, 29 computadoras con acceso a Internet y, tal como reveló el alcalde, “un salón de reuniones con capacidad para 100 personas, con entrada independiente que podrá ser utilizado por la comunidad aún en horarios diferentes al de la biblioteca.”

Tal como precisa un reciente informe municipal, sobre el techo del recinto se han distribuido paneles solares que proporcionarán energía para el edificio, mientras que unos grandes ventanales permitirán la entrada de luz natural, lo que permitirá reducir el uso de luz artificial.

Entre los libros que contendrá la nueva biblioteca de Pico Rivera, cuya población hispana constituye el 91% del total de habitantes, se incluye una nueva colección de libros en español, además de un nuevo salón de lectura para los adultos.

El nuevo edificio, que cuenta con jardines y zonas de lectura al aire libre, fue levantado sobre el mismo espacio en donde funcionaba la antigua sede de la biblioteca de la ciudad, pero su nuevo diseño permite duplicar su capacidad de ejemplares y recursos.