Policía mexicana cree haber abatido a líder del cártel Sinaloa

Agentes federales creen haber terminado con la vida del líder del brazo armado del cártel de Sinaloa en un operativo el miércoles en Sonora
Policía mexicana cree haber abatido a líder del cártel Sinaloa
El cuerpo del presunto sicario fue tomado por sus compañeros, según dijeron las autoridades.
Foto: Youtube

México.- Policías federales creen haber abatido en el estado de Sonora, norte de México, a Gonzalo Inzunza Inzunza, un delincuente vinculado “con la estructura criminal de Joaquín Guzmán Loera, y de Ismael Zambada”, líderes del cártel de Sinaloa.

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) señaló en un comunicado que los agentes lanzaron una operación el pasado 18 de diciembre en Puerto Peñasco, “donde presuntamente murió uno de los operadores” del cártel de Sinaloa, aludiendo a Inzunza, y otras cuatro personas.

La dificultad para confirmar el hecho deriva de que “se presume que los presuntos delincuentes se llevaron el cuerpo sin vida de Inzunza Inzunza” del lugar de los hechos, explicó la institución.

La acción policial derivó “de una labor de inteligencia” coordinada con la Procuraduría General de la República (PGR), la Marina, la Secretaría de la Defensa y los cuerpos de seguridad del Gobierno de Sonora.

Los agentes localizaron “una villa privada dentro de un complejo habitacional en la costa de Sonora” donde estaban los criminales y, a su llegada, fueron agredidos a disparos.

En la operación la Policía Federal utilizó “dos helicópteros tipo Black Hawk, mismos que se aproximaron al punto e inutilizaron a al menos diez vehículos” usados por los delincuentes.

Entre las víctimas estaría Gonzalo Inzunza, de 42 años, quien “mantenía una relación personal con Ismael Zambada” y operaba desde Puerto Peñasco, “pero también tenía presencia en los estados de Quintana Roo, Chiapas, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Durango y Baja California”.

El líder criminal “contaba con una orden de detención provisional con fines de extradición a EE.UU. por delitos relacionados con tráfico de drogas”, señaló la CNS.

Además, en México había “tres órdenes de aprehensión” en su contra y por información que llevara a su captura, “una recompensa de tres millones de pesos” ($230,770 dólares).

En el lugar de los hechos fueron confiscados “14 fusiles de asalto de diversos calibres, 4 armas cortas, 5 granadas y 68 cargadores para distintas armas, así como 2,372 cartuchos de diferentes calibres y 16 vehículos, entre ellos una camioneta que cuenta con blindaje”.

En la operación dos agentes federales “resultaron heridos de bala”, pero ya “se reportan fuera de peligro”, según la nota oficial.