A golpe de bisturí, Michael Douglas volverá a ser joven

El actor no descarta hacerse cirugía estética en el rostro
A golpe de bisturí, Michael Douglas volverá a ser joven
Michael Douglas declaró en octubre tenía cáncer en la lengua.
Foto: AP

El incombustible Michael Douglas es consciente de que su exitosa lucha contra el cáncer de lengua -una enfermedad que superó en 2012 tras dos años de tratamiento- dejó como consecuencia un evidente deterioro en su apariencia física, por lo que ahora no rechaza la posibilidad de volver a ingresar en el quirófano, pero con un objetivo bien diferente: someterse a los retoques estéticos que sean necesarios para recuperar así la antigua vitalidad de su rostro.

“En el momento en que los estragos de la edad empiecen a molestarme demasiado, tomaré la decisión de acudir a la cirugía estética para librarme de ellos. He pasado por experiencias muy difíciles en la vida y muchas de ellas se ven reflejadas en mi cara y en mi físico, así que la verdad es que no lo dudaré un minuto si tengo que acudir a la cirugía plástica para volver a ser el que era”, confesó el marido de Catherine Zeta Jones a la revista británica Shortlist.

Su predilección por los tratamientos de la medicina estética como método para combatir el paso del tiempo es uno de los rasgos que Michael Douglas comparte con su personaje en el exitoso telefilme ‘Behind the Candelabra’ -la cinta biográfica del extravagante pianista Liberace-, ya que el intérprete tuvo que ponerse en la piel de un artista que, al menos en la película, exhibe en privado su obsesión por la eterna juventud y por las sesiones de estiramiento de piel.

Más allá del punto de coquetería que ambos comparten, la estrella de cine admite que dar vida al malogrado Liberace supuso uno de los grandes retos de su prolífica trayectoria, ya que jamás había interpretado a un personaje tan auténtico y peculiar como el del virtuoso músico. Acostumbrado a encarnar tipos duros, románticos galanes, e incluso empresarios sin escrúpulos, Michael Douglas tuvo que cambiar completamente de registro, adoptar una pizca de “teatralidad” y añadir varias “plumas” a su vestuario para cumplir con las expectativas depositadas en él.

“Liberace es el tipo de personaje que no puede hacerte sentir cómodo, ya que era un tipo con un estilo muy original que no encaja en ningún tipo de arquetipo. Tuve que afrontar el guion desde una perspectiva completamente nueva y sin recurrir a mi experiencia, además de añadir a mi actuación numerosas plumas y ese toque de teatralidad que tanto le caracterizaban”, explicó a la misma publicación, sin aventurarse a predecir si ‘Behind the Candelabra’ se coronará como mejor estreno televisivo en la próxima entrega de los Globos de Oro, como predicen todas las encuestas.