La participación electoral

Los problemas de desorganización y mal planeamiento en las mesas electorales perjudican desproporcionalmente a los votantes en las Fuerzas Armadas, a los discapacitados y a los que tienen un inglés limitado.

Esta es una de las conclusiones de la Comisión Presidencial en Administración de Elecciones, integrado por un demócrata y un republicano, creada después del comicio del 2012.

El panel no intervino en los temas más controvertidos de la última elección en que varios estados con mayoría republicana aprobaron leyes exigiendo identificación a los votantes y medidas para desalentar la participación de un sector. No obstante, respaldó iniciativas que de hecho contradicen esa tendencia electoral restrictiva.

Las recomendaciones buscan ampliar la participación mediante el registro de votantes en línea, que aumenten las posibilidades de votar ya con más días para ir a las urnas y votando por correo y distribuyendo mejor los recursos locales.

A esta labor del panel, cabe destacar los esfuerzos del senador demócrata Patrick Leahy y el congresista Jim Sensenbrenner para corregir el daño que causó un fallo de la Suprema Corte de Justicia a la Ley de Derechos del Votante. El proyecto de ley impone nuevos criterios para evitar que los estados impidan el voto con nuevas restricciones.

Estos dos hechos reflejan la preocupación general que existe por las leyes que bloquean la participación electoral, ignorando por completo los falsos argumentos de fraude que se esgrimen para promulgarlas durante el último ciclo electoral.

Es lamentable que a esta altura de la democracia continúen los esfuerzos de políticos para querer ganar elecciones impidiendo el acceso de algunos de los votantes las urnas, en vez de buscar su respaldo con argumentos válidos.

Las propuestas de la Comisión y el proyecto de ley reflejan un respaldo bipartidista para mejorar la participación electoral, será cuestión de actuar cuanto antes.