Otro golpe a la economía de Puerto Rico

Nueva York — La agencia de calificación de crédito, Moody´s dio ayer una vuelta de tuerca más a la complicada situación de Puerto Rico al recortar su deuda a la categoría de chatarra o basura. La agencia explica que los inversionistas necesitan tomar en cuenta la situación fiscal de la isla, su débil crecimiento y su dificultad para acceder a los mercados capitales.

La decisión de Moody´s llegó tres días después de que Standard & Poor´s rebajara también a basura la calificación de la deuda del estado libre asociado. Ambas agencias avisaron hace ya un par de meses que ponían a Puerto Rico en vigilancia con perspectivas negativas, algo que anticipaba prácticamente el paso dado por las dos esta semana.

Con dos agencias que decreten que los bonos tienen categoría chatarra, los inversionistas tradicionales como fondos de inversión y de pensiones, ya no podrían comprar deuda nueva emitida por Puerto Rico.

El estado está pendiente de una nueva emisión de $2,000 que quedaría en las manos de fondos de alto riesgo y que normalmente pedirían una rentabilidad cercana al 10%, esto es, que la nueva deuda será muy cara para Puerto Rico. Buena parte de la deuda ya no está en manos de los inversionistas tradicionales sino en las de quienes buscan gangas (la deuda es libre de impuestos) a altos rendimientos.

De acuerdo con Moody´s la perspectiva del crédito tras la rebaja es aún negativa porque se espera que la economía se mantenga estancada o peor aún, en declive, mientras es necesaria más liquidez en un ambiente de alto riesgo.

Moody´s explica que revisaría al alza su posición si hubiera un relanzamiento económico y una mejora financiera sostenible mientras se rebaja el endeudamiento de un país que debe el equivalente al 93% de su PIB. Es un círculo difícil de cuadrar para un problema que según esta agencia “lleva fraguándose desde hace muchos años”.

Moody´s cita años de déficits financieros, pensiones infradotadas y desequilibrios presupuestarios que se unen a siete años de recesión económica.

Los planes del gobernador Alejadro García Padilla, muy contestados en las calles por los recortes hechos en las pensiones de maestros y funcionarios públicos, han ido en la línea de lo que los economistas de las agencias y Wall Street han sugerido en el pasado y de hecho Moody´s explicaba ayer en su nota de rebaja que hay indicadores que apuntan a una estabilización preliminar. No obstante, el problema es la segunda parte, el crecimiento. “No vemos evidencia de un crecimiento económico suficiente para dar la vuelta a las tendencias financieras negativas”.