Moody’s degrada a Puerto Rico

Segunda firma rebaja la deuda de la isla al nivel de 'chatarra'

SAN JUAN, Puerto Rico.— Moody’s imitó ayer a S&P al rebajar a “chatarra” la calificación de la deuda de Puerto Rico, donde las discusiones sobre cómo obtener liquidez con urgencia centraban ayer viernes los trabajos del Gobierno y enfrentaban a diferentes sectores de la isla.

En esta ocasión, Moody’s fue algo más allá y rebajó en dos escalones la calificación crediticia de Puerto Rico, al tiempo que advirtió que las perspectivas son malas y que se van a tener que tomar decisiones muy duras en los próximos meses.

“Los problemas que enfrenta [Puerto Rico] llevan muchos años gestándose e incluyen años de déficit financiado, pensiones sin financiación propia y desequilibrio presupuestario, junto a siete años de recesión”, resumía ayer la agencia en un comunicado.

Hace cuatro días, S&P fue la primera de las grandes agencias en degradar la deuda boricua al grado especulativo (el reservado a los “bonos basura” o “chatarra”).

Ambas agencias han reconocido los decididos esfuerzos del actual Ejecutivo, que lleva poco más de un año en el poder, por mejorar la situación y evitar la degradación, pero también creen que, aún así, no pueden considerar la deuda de la isla como una inversión segura.

La coincidencia de ambas obligará a muchos fondos a vender la deuda que tienen de Puerto Rico, porque sus estatutos no les permiten tener inversiones consideradas especulativas por más de una agencia calificadora.

De hecho, el Gobierno ya trabaja contrarreloj para refinanciar o negociar con sus acreedores el pago de 940 millones de dólares (el 10 % de su presupuesto) que se le echa encima tras la degradación.

La enorme deuda de Puerto Rico, que ronda los 70mil millones de dólares (casi cuatro veces más que la de Detroit (EEUU) cuando se declaró en bancarrota), está muy repartida y s e calcula que el 70 % de los fondos mutuos que invierten en bonos municipales tienen deuda de la alguna vez llamada “isla del encanto”.

“Mientras que algunos de los indicadores económicos apuntan a una estabilización preliminar, no vemos evidencia de un crecimiento económico suficiente para revertir las tendencias económicas negativas”, aseguró ayer Moody’s para justificar la perspectiva negativa que mantiene para sus calificaciones.

Concluyó que “sin una reactivación económica”, Puerto Rico “se enfrentará a decisiones difíciles en los próximos años, ya que el coste de su deuda y de las pensiones aumenta”.

Precisamente para recortar cuanto antes la carga que suponen las pensiones en una isla en que la población activa es muy baja y hay desempleo del 15 %, el Gobierno ha reformado el sistema de retiro de sus empleados públicos, incluidos los maestros.

Este colectivo, sin embargo, ha logrado, tras semanas de protestas y huelgas, que se paralice de momento la aplicación de la reforma de su deficitario sistema de retiro y hoy presentaron sus propuestas para inyectar 437 millones y tratar de evitar así un recorte de beneficios.

Entre esas propuestas están grabar con un 15 % los premios de los juegos de azar, con 5 dólares por habitación la estadía en hoteles y con 20 dólares la entrada y salida de turistas a la isla y establecer también un impuesto especial sobre las máquinas de entretenimiento para adultos.

Al sector turístico le faltó tiempo para reaccionar y la Asociación de Hoteles y Turismo tildó de “irresponsables” e “insensatas” las propuestas, porque “afectarán de forma irremediable el desarrollo económico de Puerto Rico”.

Ismael Vega, presidente la Junta de Directores de esa organización, añadió que “legalizar las tragamonedas ilegales, afectando el presupuesto de promoción de la Compañía de Turismo y las aportaciones a la Universidad de Puerto Rico, que se nutren de los casino, autorizados, son propuestas descabelladas”.

Daphne Barbeito, presidenta de la Sociedad Americana de Agentes de Viaje en Puerto Rico, recalcó que “la única industria que ha tenido una leve mejoría en crecimiento no puede ser impactada con una acciones tan adversas, que en esencia castigan al turista”.

Mientras, en el ámbito municipal se estudia la conveniencia de consolidar gastos e, incluso, de crear regiones autónomas que agrupen a varios municipios y asuman competencias del Gobierno central.

Desde el ámbito universitario, la Universidad de Puerto Rico (UPR) —cuya deuda también ha sido rebajada a “chatarra”- anunció ayer un recorte del 3 % en el salario del personal de confianza y un plan para reducir un 15 % el consumo eléctrico.