Publicidad de alcohol en la mira

Analizan moción que la prohibiría en lugares que son propiedad de LA
Sigue a La Opinión en Facebook
Publicidad de alcohol en la mira
La Coalición Alcohol Justice, en la que participan más de una docena de organizaciones, pidió a los concejales de Los Ángeles seguir las recomendaciones del Departamento de Salud Pública que pide reducir este tipo de publicidad en espacios públicos y otras áreas comunes a las que tienen acceso los menores de edad.

Los Ángeles se encamina a aprobar una medida para prohibir los anuncios de alcohol en las propiedades de la ciudad incluyendo las paradas del transporte público, para quitar a los jóvenes un fuerte incentivo que hace que se sientan atraídos a su consumo.

“Yo no bebo alcohol, pero cuando veo esos anuncios, se me antoja”, dijo abiertamente Terry Marquez de la Asociación Boyle Heights Stakeholders, una de las organizaciones que aboga porque se supriman los anuncios de bebidas alcohólicas de todas las propiedades de la ciudad.

“Tenemos que hacer algo, porque ya ven lo que acaba de pasar. Seis personas murieron trágicamente en un accidente este fin de semana donde al alcohol jugó un papel determinante”, urgió Márquez a los concejales, miembros del Comité de Presupuesto y Finanzas.

La ciudad de Los Ángeles ha eliminado ya estos anuncios de camiones y otros medios de transporte público pero aún se permite en las casetas donde se paran los autobuses, centros de recreación, edificios escolares y bibliotecas.

La Coalición Alcohol Justice en la que participan más de una docena de organizaciones apeló a las recomendaciones del Departamento de Salud Pública que pide reducir este tipo de publicidad en espacios públicos y otras áreas comunes a las que tienen acceso los menores.

Jorge Castillo, director de defensa de Alcohol Justice, dijo que el 20% de las paradas de camiones en el Centro y el Valle de San Fernando tienen anuncios que incitan a beber alcohol. “En los barrios latinos, los porcentajes son mucho más altos”, expuso.

Los concejales mostraron su preocupación por el impacto económico que esta medida pudiera tener.

Jonathan R. Dearing, analista legislativo de la Ciudad dijo que se dejarían de percibir entre 400 mil a 600 mil dólares por año, considerando que se tienen contratos con la industria del alcohol que terminan en ocho años. De acuerdo a Castillo, la ley entraría en vigor hasta que se agotaran los contratos.

“Es una decisión que tenemos que tomar”, dijo el concejal Paul Koretz, autor de la moción que busca prohibir los anuncios, mientras que el concejal Paul Krekorian señaló que si bien se tienen que ver las implicaciones fiscales, deben considerar todo el costo que trae el alcoholismo para la Ciudad como los daños por el manejo en estado de ebriedad, la indigencia, entre otros.

La ex primera dama de Massachusetts, Kitty Dukakis vino a apoyar la prohibición de la publicidad del alcohol en sitios propiedad de la ciudad. En Massachusets aprobaron una medida similar hace seis meses. “El dinero nunca debe ser parte de esta discusión. Es demasiado peligroso. Los jóvenes que están viendo esos anuncios, se causan mucho daño en sus vidas con el consumo del alcohol”.

Si el Concejo de la Ciudad aprueba esta medida, el procurador tiene que escribir la ordenanza, y deberá regresar por un voto ante los concejales. Se espera que este proceso se lleve alrededor de seis meses.