El viaje de Maduro

Sigue a La Opinión en Facebook

Venezuela

Para poder entender la profundidad de la crisis que vive Venezuela es necesario conocer un poco al hombre que ha liderado la última etapa de esta tragedia financiera, social y moral que aqueja al país hermano, y que se inició con su predecesor Hugo Chávez. Lo primero que podemos decir del presidente Nicolás Maduro, es que es un hombre un poco folclórico que por sus múltiples, y públicos errores, luce poco instruido y no muy brillante.

Esta característica de su personalidad lo ha hecho víctima de constantes burlas y chistes.

Por ejemplo, ahora que rompió relaciones con Panamá se comenta a manera de broma que una de sus primeras disposiciones fue ordenar la cancelación de la frecuencia y la salida del aire del canal de Panamá.

Se ha hecho famoso además por historias como aquella en la que aseguró que Hugo Chávez se le apareció en forma de pajarito después de su muerte.

Pero mas allá de estos detalles se esconde un personaje siniestro cuyo origen es inclusive dudoso.

Según su biografía oficial es originario de Caracas, Venezuela, sin embargo hay una fuerte sospecha de que ni siquiera es venezolano y que en realidad nació en Cúcuta, Colombia.

De su preparación académica no se sabe nada.

Se comenta que en sus años juveniles cursó estudios de estrategia política en la escuela de formación Nico López de la Habana (en Cuba) y que a su regreso a Venezuela se convirtió en chofer de autobus, después en sindicalista, y que desde ahí se dió su ascenso meteórico en diversos cargos como el de asambleísta, Ministro de Relaciones Exteriores, Vicepresidente y luego Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Primeramente, por una sucesión que muchos constitucionalistas tildan de viciada, de nulidad e irregular, y después a través de unas elecciones de muy dudosos resultados.

Recordemos que la diferencia entre Nicolás Maduro y el candidato opositor Henrique Capriles fue de apenas 1.5% y que el actual presidente se negó a que se hiciera un conteo posterior de los sufragios.

Estas últimas elecciones las ganó cargando en sus hombros el cadáver y la memoria de Hugo Chávez.

Los que conocen a Maduro aseguran que su éxito se debe, prácticamente a dos hechos claros, una sumisión y lealtad absoluta a su líder Chávez y al régimen cubano; así como a una gran capacidad para tender puentes y negociar gracias a su carácter afable y conciliador.

Sin embargo, esa supuesta afabilidad no le ha impedido convertirse en un líder sanguinario como lo hemos podido observar en la criminal represión que vive hoy en día Venezuela y que ya cuenta con mas de una veintena de muertos, centenares de detenidos e inclusive unos cuantos desaparecidos.

Cabe preguntarse, si Hugo Chávez observando la situación de la Venezuela actual, elegiría otra vez a este hombre del “pajarito” para dejarlo a cargo de los destinos de la nación Bolivariana. Definitivamente lo dudo mucho.