Trabajadores chavistas y opositores marchan separados

Mientras los trabajadores chavistas refrendan su apoyo al presidente Nicolás Maduro, los opositores exigen la libertad y autonomía sindical
Trabajadores chavistas y opositores marchan separados
Los trabajadores venezolanos marchan en el país.
Foto: EFE

Caracas.- Mientras los trabajadores chavistas refrendan su apoyo al presidente Nicolás Maduro, los opositores exigen la libertad y autonomía sindical durante marchas separadas este 1 de Mayo, que se conmemora en el mundo el Día del Trabajo.

Trabajadores a favor y en contra del gobierno venezolano marchan separados este Primero de Mayo en distintos puntos de Caracas, en otra oportunidad por demostrar el poder de convocatoria del chavismo y la oposición.

Las chavistas Central Bolivariana de Trabajadores (CBT) y Central Socialista de Trabajadores (CST) se concentran en tres puntos de la capital venezolana, mientras que la oposición toma las calles del este caraqueño, acompañados por los estudiantes y representantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró este miércoles que en la marcha del Día del Trabajador recibirá el “calor del pueblo” que “apoya a la revolución”.

“Vamos a la gran marcha de la clase obrera venezolana, la gran marcha de los revolucionarios, de los socialistas, de los patriotas y con esa gran marcha, bueno, recibiremos el calor de un pueblo que va apoyar en la calle su revolución“, dijo Maduro en un acto de Gobierno en Caracas.

La vicepresidenta de la CBT, Egle Sánchez, aseguró hace unos días que en la capital venezolana marcharían alrededor de dos millones de obreros chavistas.

“Llamamos a esta marcha La Toma de la Patria porque luego vamos a tener un conjunto de eventos regionales durante todo el mes de mayo”, indicó por su parte el vicepresidente de la CST, Franklin Rondón.

Los opositores también aprovechan el Primero de Mayo para continuar con sus protestas en contra del Ejecutivo, que se iniciaron hace más de dos meses, constituyendo una “plataforma común de lucha para la construcción de un mejor país”.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a gran parte de la oposición a Maduro, respalda la concentración en el este capitalino.

Trabajadores del SNTP se unen a la marcha en reclamo de la “estabilidad laboral y el rescate de la libertad”, afirmó el secretario general del sindicato, Marco Ruiz en un comunicado, así como para exigir una solución a la escasez de papel periódico que ha llevado a algunos diarios regionales a suspender o reducir su circulación.

Varios diarios venezolanos han denunciado dificultades para acceder a las divisas y comprar bobinas de papel, debido al atraso en la aprobación oficial de divisas.

El gobierno ha puesto en riesgo más de 30 mil puestos de trabajo en los medios impresos, al limitar la adquisición de divisas para importar papel prensa, obligando a reducir la paginación de los periódicos y en algunos casos a dejar de circular”, añadió Ruiz.

En el marco de la celebración del Día del Trabajador, Maduro anunció un incremento del 30% del salario mínimo y pensiones para llevar el ingreso “a niveles de defensa necesarios”, lo que eleva el sueldo básico a 4,251,78 bolívares ($674,88 dólares).

Todo esto en un momento en el que los datos económicos no son nada positivos en Venezuela con, por ejemplo, una inflación anual que ronda el 60%.

La dirigencia sindical y gremial en Venezuela tiene el reto de trazar este 1 de mayo, Día del Trabajador, la hoja de ruta para la reconquista de la libertad y la autonomía sindical perdidas, afirmó este jueves un dirigente gremial.

“Por ello estamos exigiendo al gobierno una reforma parcial a la actual Ley Orgánica del Trabajo, la cual consideramos en grado sumo intervencionista”, precisó el secretario general de la Unión de Trabajadores del central estado Miranda (UTEM), Carlos Eduardo Campos.

Campos explicó a Notimex que el Ejecutivo nacional, a lo largo de estos 15 años de gestión “revolucionaria” convirtió en leyes un conjunto de políticas antisindicales y totalitarias, cuyo fin es acabar con el sindicalismo libre y democrático.

“En la Ley Orgánica del Trabajo, aprobada en 2012, se establece la obligatoriedad de los sindicatos de adecuar sus estatutos a la ley. Es decir el Ministerio de Trabajo se reserva la aprobación de cada organización sindical sólo si se adecúa a sus requerimientos”, dijo.

Resaltó que la normativa en cuestión ordena además a los sindicatos asumir funciones que le corresponden al Estado, y que desnaturalizan a la organización sindical como representante de un importante sector de la sociedad integrada por mies de trabajadores.

“Por ejemplo, la ley ordena a los trabajadores defender y proteger el proceso social, la independencia y la soberanía nacional, al igual que ejercer control sobre la producción y las ganancias para que los precios de bienes y servicios sean justos”, señaló Campos.

Agregó que esta política intervencionista de los sindicatos está en la mira de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), institución que ha condenado al gobierno venezolano por violación permanente del convenio 87, el cual suscribió y ratificó en 1980.

“Según este convenio, las organizaciones de trabajadores tienen el derecho de redactar sus propios estatutos y reglamentos, elegir libremente sus representantes, organizar su administración y formular su programa de acción, sin que exista injerencia del Estado”, apuntó.

Campos denunció que esta amenaza se conjuga en un contexto donde se criminaliza la protesta laboral y se encarcela a dirigentes sindicales, se desconocen los contratos colectivos, se despide ilegalmente, y se promueven organismos paralelos a los sindicatos.

Destacó que se solicitó la nulidad de los artículos 497 y 498 de la citada ley ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en 2012, sin que a la fecha haya pronunciamiento alguno, por lo que ahora corresponde desarrollar nuevas acciones en ese sentido.