DESATAN VARIAS BRONCAS

bajada

PACHUCA, México.— Las broncas entre aficionados de Pumas no se hicieron esperar ayer en la tribuna del Estadio Hidalgo.

La cabecera sur del inmueble se tiñó de azul y oro gracias a miles de aficionados que asistieron al partido contra Pachuca, sin embargo, poco les duró la tranquilidad.

A pocos minutos de que arrancó el encuentro se desató la primera bronca en la tribuna, misma que no pasó a mayores por la intervención de la policía.

Aunque nuevamente, empujones y uno que otro golpe se volvieron a dar entre los fanáticos felinos, pero cuando parecía que la situación empeoraría, Enner Valencia falló el penal para Tuzos y con eso los fanáticos felinos festejaron y se tranquilizaron.

Pero de nueva cuenta, se dio otra bronca entre los aficionados auriazules, sólo que ahora fue en el medio tiempo del partido, y se dio en dos zonas de la cabecera de visita, pero ninguna pasó a mayores.

Minutos antes de que arrancara el partido, ocurrió un total desorden en la zona sur de la parte exterior del Estadio Hidalgo.

Gracias a la cantidad de aficionados de Pumas, así como de elementos de seguridad, se vivieron minutos de preocupación en el único acceso que había en el inmueble destinado a la porra de visita.

Seis autobuses repletos, así como fanáticos que llegaron con sus propios medios, tenían que formarse en la inmensa fila para llegar a la puerta, no sin antes ser revisados detalladamente por los policías estatales, que particularmente se concentraron en la gente que bajaba de los camiones procedentes de la Ciudad de México