En el limbo

Los problemas a nivel administrativo de los Gallos Blancos del Querétaro se analizarán en la próxima asamblea de dueños de la Federación Mexicana de Futbol (lunes 12 de mayo) para determinar el futuro del equipo.

Algunos directivos han sugerido que el Atlante juegue un repechaje con el perdedor de la final de la Liga de Ascenso para reemplazar a los Gallos Blancos en caso de que la franquicia no pueda garantizar su permanencia en la Primera División. Otros han dicho que no sería mala idea si los dos equipos que pelan el ascenso, Estudiantes y Leones Negros, dan el salto al máximo circuito sin importar el resultado de la final. En fin, las imaginaciones de los dueños se vuelven locas si hay ‘plata’ de por medio.

Para los que no les importa el acuerdo para acabar con la multipropiedad, esta situación de Gallos Blancos es un sueño hecho realidad. Si Querétaro no puede mostrar que es capaz de operar entonces la opción de que asciendan ambos finalistas de la Liga de Ascenso abre la posibilidad de que una nueva franquicia aparezca en el mercado. La franquicia de los Leones Negros sería candidata a ser comprada por los grupos de poder del balompié mexicano.

El Atlante cruza los dedos para que Querétaro no pueda presentar las garantías que lo mantengan en la Liga MX y así se pueda abrir una oportunidad milagrosa para quedarse en Cancún como uno de los 18 equipos de Primera. Los Potros no merecen ser parte de la solución porque deportivamente descendieron y eso se tiene que respetar.

Lo que sí es muy probable es que la posible desafiliación del Querétaro termine siendo la excusa para que los dueños rompan por completo el acuerdo para erradicar la multipropiedad, especialmente si no aparece un nuevo inversionista que ponga en la mesa los $25 millones de dólares que se requieren para que Gallos Blancos siga afiliado. Han surgido varios interesados para quedarse con el Querétaro pero es evidente que los diferentes intereses que existen alrededor de la situación crearán un poco de drama.