Aprueban propuesta para acelerar Internet

Activistas aseguran que medida perjudicará a consumidores y pequeñas empresas

WASHINGTON, D. C.— La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) dio este jueves su apoyo preliminar a una polémica propuesta que permitiría “carriles” más veloces en Internet para empresas que puedan pagarlos, mientras activistas apostados afuera de la agencia federal prometieron seguir luchando para frenarla.

En una votación de 3-2, la FCC dio el visto bueno a proseguir con la propuesta que regularía la velocidad del tráfico en Internet y que, según sus detractores, permitiría que las grandes empresas tengan trato preferencial si pueden costearse carriles más veloces.

La propuesta, que será sometida a voto definitivo tras un período de comentarios del público, permitiría que las compañías paguen a los proveedores de servicio de Internet para distribuir sus contenidos con más velocidad.

Unos reglamentos federales de 2010 exigían que todo el tráfico en Internet fuese tratado de forma equitativa, pero una corte federal de apelaciones los anuló en enero pasado, argumentando que la FCC no tiene autoridad para determinar cómo se gestiona el tráfico en Internet.

La FCC se comprometió a tomar medidas para asegurar que las nuevas regulaciones no perjudiquen a los consumidores, la competencia, ni a la libertad de expresión.

Varios líderes republicanos, entre ellos el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, enviaron el miércoles una carta al presidente de la FCC, Tom Wheeler, urgiéndole que no adopte medidas “contraproducentes” que regulen aún más el Internet.

Sonando tambores y gritando consignas como “Salvemos la Internet”, más de un centenar de activistas se apostaron ayer afuera de la sede de la FCC en Washington para expresar apoyo a la “neutralidad” de la Internet, y prometieron luchar para derrotar la medida, que sería votada este verano.

Un posible escenario, según activistas, es que Verizon podría cobrar más a empresas como Netflix o Amazon por la transmisión de sus contenidos, de forma más veloz, con mejor calidad y sin interrupciones, y estas a su vez le pasarían el costo a los consumidores.

Pero eso podría eliminar de la competencia a pequeñas empresas que no puedan pagar por ese servicio, agregan los detractores, que incluyen a demócratas, grupos cívicos, empresas del Valle de Silicio y defensores de los consumidores.

Arturo Carmona, director ejecutivo de Presente.org, dijo en un comunicado que la Iinternet es un “espacio público vital para la democracia”, pero si hay que pagar por un acceso prioritario, eso sofocaría la voz del ciudadano de a pie y beneficiaría a las grandes empresas.

Nathan White, activista del grupo “Demand Progress”, lanzó esta advertencia: “Si a la FCC se le permite crear un carril rápido en Internet, las corporaciones pagarán para hablar más fuerte y con más velocidad”, en detrimento de las pequeñas empresas.

La FCC ha colgado en su página web una explicación del proceso de comentarios públicos, que deberá completarse para el próximo 15 de julio.