Rubio pide aclarar la crisis en la frontera

Cuestiona qué tanto sabía el Gobierno del flujo de niños migrantes
Sigue a La Opinión en Facebook

WASHINGTON, D.C.— La “catástrofe” de los niños migrantes en la frontera sur de EEUU sugiere que la Administración Obama estaba desprevenida y sin un plan adecuado para mitigarla, y el senador republicano de Florida, Marco Rubio, exige respuestas claras.

En una carta enviada al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, adelantada a La Opinión, Rubio enumeró varias preguntas para determinar cuándo se enteró el presidente Barack Obama del aumento en el flujo de niños indocumentados que emigran solos, y la evolución de esa crisis.

Rubio, acérrimo crítico de Obama, busca garantías de que, además de que se harán cumplir las leyes migratorias en vigor, “no habrá ninguna propuesta, legislación o medida ejecutiva, ahora ni jamás, que impida que estos recién llegados sean devueltos eventualmente a sus países nativos”.

Rubio no fijó un plazo para la entrega de respuestas, pero sí destacó en la carta a Johnson que si bien se solidariza con los migrantes que huyen de duras situaciones, como ha sido el caso de cubanos y haitianos, también existe la obligación de hacer cumplir las leyes de EEUU y disuadir la emigración ilegal de México y Centroamérica.

El gobierno de Obama debe dar prioridad a América Latina de nuevo, y avanzar allí una política exterior que ayude a construir un “mejor futuro” en la región, aconsejó.

Aunque a lo largo de la semana Rubio ha hecho declaraciones sobre la crisis en varias entrevistas televisivas y en una audiencia, esta es la primera vez que se dirige directamente a la Administración Obama en busca de aclaraciones.

Rubio también envió cartas idénticas a los embajadores de México, Eduardo Medina Mora; de El Salvador, Rubén Zamora; de Guatemala, José Julio Alejandro Ligorria, y de Honduras, Jorge Milla Reyes, en las que pidió la colaboración de esos países en esta crisis.

La oficina de Rubio tuvo que corregir la carta a Milla Reyes, tras enterarse a través de la prensa que la dirigió por error al anterior embajador.