Contratación de bomberos

El Departamento de Bomberos de Los Ángeles está pasando por cambios necesarios que comienzan por el principio, corrigiendo la contratación del personal.

Ya hay registrados más de 10 mil aspirantes a ser bomberos que sueñan estar entre los 300 elegidos que tomarán un examen escrito como primer paso para tener a 60 reclutas entrenando a partir de diciembre.

El alcalde Eric Garcetti había suspendido la contratación de reclutas nuevos después de haberse revelado serios problemas en el proceso, dándose preferencia a familiares del círculo de los bomberos. Según reportes, se habían llegado a realizar talleres especiales para familiares con el fin de ayudarlos en el proceso. También se habían impuesto plazos de registro de candidatos para después rechazarlos por declararlos tarde.

Esta semana, el asesor independiente del LAFD, Stue Stengel, dio un reporte a la Comisión de Bomberos con nuevas normas de contratación. En específico sugiere que los bomberos con familiares en el grupo de candidatos sean automáticamente excluidos del proceso de contratación, como también asegurarse de que no haya contacto alguno entre familiares y la gente que selecciona.

Esta es una recomendación muy simple que debería estar en la contratación de todo empleado público. Es una equivocación creer que es correcto que haya un trato de favoritismo familiar en puestos de trabajo que deben estar abiertos para una competencia. Se debe seleccionar entre los candidatos que cumplen con los requisitos necesarios, entre los que no está ser familia de un bombero.

El LAFD, bajo el futuro liderazgo de Ralph Terrazas, tiene ante sí cambios en cuestión de estructura y tecnología, entre otros. Esperamos que con la propuesta de Stengel se deje el problema del nepotismo.