HAY QUE VIGILAR Al CONTAMINADOR

El Departamento para el Control de Sustancias Tóxicas de California (DTSC) parece confundir a veces quien es su cliente principal, si los californianos que desean un ambiente saludable o las empresas que lo contaminan. El establecer claridad en esta disyuntiva es suficiente motivo para que el gobernador Jerry Brown firme los proyectos de leyes SB 812 y SB 712.

Las medidas de los senadores estatales Kevin de León y Ricardo Lara, respectivamente, hacen cambios significativos en el otorgamiento de los permisos de operación para la industria, establece transparencia en la agencia estatal y eficiencia en la recaudación de pagos por parte de los contaminadores.

Los problemas del DTSC datan de largo tiempo manifestándose, entre otros aspectos, en una seria deficiencia para reembolsar los costos de limpieza ya sea por no enviar la cuenta o por no cobrar posteriormente.

Empero, lo más serio que atiende los proyectos de ley de los legisladores demócratas es el proceso deficiente con que se otorgan permisos a la industria y su supervisión.

El caso de la planta de reciclamiento de baterías que tiene Exide en Vernon es el mejor ejemplo de lo que se busca evitar que se repita con esta legislación.

Hay 117 plantas operando en California con autorización del DTSC, 24 de ellas ya expiraron funcionando bajo la categoría de “permiso continuo” y otra de ellas, Exide, lleva trabajando más de 30 años con un permiso interino.

Precisamente, la operación de Exide causó numerosos problemas de contaminación en las comunidades vecinas. En 2003 un estudio de salud halló que las altas emisiones de arsénico de la planta creaban una amenaza cancerígena para más de 110,000 personas. También se halló tierra contaminada en dos residencias privadas y en una institución preescolar.

El DTSC en este caso actuó con demasiada paciencia para la planta, lo suficiente como para cuestionar si el interés del regulador estatal hoy está más con los contaminadores que con la gente. La agencia rechaza las dos medidas por considerarlas innecesarias y un estorbo a su operación.

El gobernador Brown debe ser claro en proteger el aire, firmando el SB 812 y SB 712. No se puede permitir que Exide, ni ninguna otra empresa funcione de manera que sea una amenaza a la salud de la gente