A Obama le rechazaron tarjeta de crédito en NYC

El propio Presidente contó la anécdota en medio de una conferencia sobre seguridad financiera

Guía de Regalos

A Obama le rechazaron tarjeta de crédito en NYC
Obama firmó una orden ejecutiva para reforzar las medidas de seguridad relacionadas con el uso de tarjetas de crédito.
Foto: EFE

Una tarjeta de crédito del presidente Barack Obama fue rechazada en Nueva York, a finales de septiembre, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, asunto que el funcionario tomó hoy con humor. Por el poco uso, más no por mal manejo, la tarjeta del mandatario fue rechazada en un restaurante. Debido al imprevisto, a su esposa Michelle le tocó pagar.

“Mi tarjeta fue rechazada porque creo que no la uso con frecuencia, entonces ellos pensaron que había algún fraude. Por fortuna, Michelle tenía la de ella”, bromeó Obama. La noche del 24 de septiembre, la pareja cenó en “Estela”, en la calle East Houston, del Bajo Manhattan.

La anécdota surgió en medio de una conferencia en la que el Presidente firmó una orden ejecutiva para reforzar las medidas de seguridad relacionadas con el uso de tarjetas de crédito. Ante un grupo de funcionarios de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, el mandatario urgió a los bancos y a los negociantes a poner de su parte en un esfuerzo por combatir la creciente amenaza de fraude de identidad.

A partir de enero, aumentarán los “microchips” y números de PIN para utilizar tarjetas de débito y de crédito. También se anunció que muchas compañías darán pasos para hacer sus sistemas más seguros para los consumidores.

“La idea de que alguien al otro lado del mundo puede gastar miles de dólares a tu nombre porque robaron tu tarjeta o tu identificación, o porque usante tu tarjeta en el lugar equivocado, puede causar furia”, sostuvo el mandatario.

La orden presidencial surge después de que muchas compañías como Target, JPMorgan y Home Depot reportaran robo de datos de sus clientes.

Tanto los bancos como los empresarios, debaten sobre quién deberá pagar las tarjetas de reemplazo después de las infracciones. Los vendedores alegan que los bancos han sido lentos para adaptarse a las nuevas tecnologías.