Tiempo de compras, organiza tu cartera

Pistas para que las tarjetas de crédito no arruinen tus fiestas
Tiempo de compras, organiza tu cartera
La temporada navideña conlleva un aumento de las compras, y compañías tradicionales y de e-commerce compiten por trabajadores temporales con los que hacerle frente.
Foto: Archivo/La Opinión

Hacer un presupuesto durante los días de fiesta ayuda a controlar las finanzas familiares, pero para reforzar el control sobre el dinero lo mejor es reorganizar la cartera que lleves antes de salir.

Para empezar, limita las tarjetas de crédito que llevas, aconsejan desde el Departamento de Asuntos de Consumidores de la Ciudad de Nueva York. Es difícil seguir la pista de todos los gastos si tienes varias y el límite de crédito de cada una puede romperte el presupuesto.

En caso de que tengas muchas tentaciones, paga con tarjeta de débito o dinero en efectivo. Y a la hora de comprar regalos, procura hacerte con los más baratos primero, porque si empiezas con uno caro, la perspectiva te cambia y los que no se acerquen a ese precio te parecerán baratos (aunque no lo sean).

Si debes dinero en la tarjeta y no puedes pagar todo, lo mejor es sacarla de la cartera y dejarla en casa. Cuando no puedes pagar el balance total de lo que debes no merece la pena que acumules puntos, millas, descuentos o dinero en tu tarjeta porque los intereses encarecen la compra.

Acaba con la deuda de tu tarjeta cuanto antes. Si puedes abonar más que el mínimo, hazlo. Por un lado tienes que evitar los intereses que se te aplican y por otro has de minimizar los daños a tu informe de crédito. Recuerda que el informe de crédito también queda perjudicado si usas la tarjeta hasta el máximo de tu línea de crédito.

Inevitablemente, algunas de las tiendas a las que vayas te ofrecerán su propia tarjeta. Es tentador porque posiblemente tu compra sea elevada y el descuento que te ofrecen con ella viene bien pero ¡ojo!, porque normalmente los intereses son muy altos (es decir, que si no puedes pagar el balance entero no la aceptes) y los descuentos o puntos sólo suelen ser válidos para la cadena que te la ofrece.

Otra cuestión a considerar en estas tarjetas es la financiación diferida. Muchas veces, esta condición se presenta como “financiación especial”, y significa que no tienes que pagar intereses durante un cierto periodo de tiempo (el que se establezca), pero si para cuando se cumpla ese plazo te queda algo que pagar, aunque sea un dólar, puedes encontrarte con cargos de intereses retroactivos al momento de la compra por el cargo entero.

Según CardHub, una web en la que se comparan tarjetas, si pagas un mes después tu deuda o pierdes un pago los costes de financiación se multiplican por 27. Tiendas como Home Depot, ToysRUs, Amazon y Macy’s, entre otras, ofrecen esta financiación.

LEE TAMBIÉN:

Tu bolsillo: ¿Sin tarjeta de crédito? Repiénsalo

Tu bolsillo: La deuda que se come tu salario

Tu bolsillo: Bancarrota, cuando las deudas ahogan

Tu bolsillo: Cuidar las finanzas de nuestros mayores

Tu bolsillo: Multiplica los ahorros en energía y combustible

Recuerda comparar las condiciones de las tarjetas de crédito que tienes y usas. Lo más importante es el Annual Percentage Rate o APR (si lo divides por 365, obtienes el interés diario).

Hay tarjetas que como bienvenida rebajan temporalmente el APR.

?>