Obama firma la ley del presupuesto del gobierno para 2015

La aprobación del presupuesto y su firma evitan el cierre del gobierno

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó este martes, como estaba previsto, el presupuesto de 1,01 billones de dólares que financiará al Gobierno Federal hasta octubre de 2015 y que evita un cierre de la Administración como el de 2013.

El proyecto de ley presupuestario, aprobado el pasado jueves “in extremis” por la Cámara de Representantes y el sábado por el Senado, solo requería para entrar en vigor la firma del presidente.

Obama ya había declarado su intención de refrendar el texto si este llegaba a su escritorio respaldado por ambas cámaras del Congreso.

El presupuesto se aprobó en la Cámara alta con 56 votos a favor y 40 en contra, tras días de alto voltaje político en Washington.

Este fin de semana, el Senado no terminaba de dar luz verde al presupuesto aprobado por la Cámara de Representantes, controlada por la oposición republicana.

Por primera vez este año, los senadores tuvieron que acudir un sábado al Capitolio, sede del Congreso en el centro de Washington, con el objetivo de sacar adelante el proyecto de ley presupuestario, tras cancelar sus planes de fin de semana.

Al comienzo de la sesión a mediodía del sábado, el líder de la mayoría demócrata de la Cámara alta, Harry Reid, envió este aviso a los senadores: “Recuerdo a todo el mundo que, a las doce de esta noche, el Gobierno de EE.UU. se queda sin dinero”.

Sin embargo, la Cámara alta sólo refrendó la prórroga del presupuesto actual, después de que la Cámara de Representantes la aprobara este viernes para eludir una parálisis de la Administración como la de octubre de 2013.

La Cámara baja respaldó el jueves el presupuesto de 1,01 billones de dólares, aunque el Senado, lastrado por luchas partidistas, se resistía a dar su visto bueno.

El presupuesto actual vencía en la medianoche del jueves, pero justo dos horas antes la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley tras una jornada vertiginosa de negociaciones.

Con ese voto y la aprobación del Congreso de una “resolución de continuidad” para extender los fondos actuales dos días más, los legisladores evitaron un nuevo cierre parcial de la Administración y dieron 48 horas al Senado para debatir y votar.

Ese plazo expiraba en la medianoche del sábado, de ahí que el Senado, incapaz aún de alcanzar un consenso, tuviera que ratificar la nueva extensión de los fondos actuales hasta el miércoles para ganar tiempo.

Todo apuntaba, pues, a que la votación final se celebraría el lunes, tras decidirse el domingo el procedimiento a seguir.

El tira y afloja del Senado radicaba en que mientras los senadores demócratas compartían las discrepancias de Obama, algunos republicanos entendían que la ley presupuestaria no frenaba la reforma migratoria ordenada por el presidente el pasado mes, que pretende regularizar a más de cinco millones de indocumentados.