Niños migrantes en riesgo cuando pierden sus guardianes legales

Los niños migrantes sin familiares y rechazados por sus guardianes legales se enfrentan a graves riesgos

@aracelimartinez

A Marvin Giovani Velasco Solís, un adolescente de 14 años que hizo solo el viaje desde Guatemala al país, su guardián legal prácticamentelo echó a la calle.

Sin tener adónde ir, ni a nadie en el país, se encontró con un ángel personificado en una promotora de salud de la Clínica St John’s, que se ha hecho cargo de él y hasta quiere adoptarlo.

“Fui una madre soltera, con cinco hijos, pero ya están todos grandes. Y sí pude con esa responsabilidad, por qué no voy ayudar a Marvin”, dice Ingrid Ainspac, también inmigrante guatemalteca y residente de Koreatown.

En busca de una vida mejor, el muchacho dejó a sus padres y cuatro hermanos en Totonicapán, Guatemala, en septiembre pasado. Le llevó alrededor de nueve días atravesar México, vivió en una bodega, cruzó el río Colorado en lancha, luego a pie, y cuando al fin parecía que iba a entrar a territorio estadounidense, fue arrestado por la Patrulla Fronteriza y enviado a un centro de detención en Texas por dos meses.

Hace unas semanas, lo entregaron a un amigo de su padre que vive en Los Ángeles. Pero Marvin dice que conforme pasaban los días se dio cuenta que no era bienvenido y que no tenía apoyo de esa persona.

Tan mal se sentía, que “me salí de la casa”, cuenta Marvin. Por suerte, el supuesto guardián lo había llevado a la iglesia cristiana a la que asistía. Ahí Marvin había llamado la atención porque tocaba los teclados.

Lee además: Guardianes de niños migrantes deben asumir su responsabilidad

Ingrid Ainspac dice que fue en la iglesia donde escuchó decir que el hermano feligrés, guardián legal del menor, ya no quería hacerse cargo de él, y que incluso quería ponerlo a trabajar.

“En ese momento, yo pensé que ese muchacho podía ser mi hijo. Más aún, porque me acordé del que perdí cuando tenía 15 años”, recuerda.

Así que no lo pensó mucho y se lo llevó a su casa. “Mis compañeras en la clínica me han ayudado con ropa para vestirlo. En St John’s le hicieron exámenes médicos, y ya lo voy a inscribir en la escuela”, dice.

Cuenta que también recibe ayuda de la organización CARECEN para convertirse en su guardián legal, y ayudarlo lo más posible a permanecer en el país “Si Dios lo permite quiero quedarme aquí, y estudiar”, dice el adolescente.

LEE MÁS SOBRE LOS NIÑOS MIGRANTES AQUÍ