¿El anuncio de Obama beneficiaria a la industria automotriz de Cuba?

El complejo embargo que se cierne sobre las restricciones al comercio, es sólo una barrera para la reactivación de las ventas de autos de Estados Unidos en Cuba

Luego del anuncio del presidente Barack Obama, en renovar relaciones con Cuba, dando una luz de esperanza en limitar o quitar el embargo, unos protestaban por las medidas, mientras otros se frotaban las manos. Los fabricantes de autos.

Hace muchos años varios concesionarios de automoviles de Miami hicieron acuerdos con las automotrices que representan, para obtener las franquicias en la isla. Quizás estos acuerdos ya están nulos o siguen vigentes, pero en todos los casos son secretos, para no tener derivaciones politicas.

El complejo embargo que se cierne sobre las restricciones al comercio, es sólo una barrera para la reactivación de las ventas de autos de Estados Unidos en Cuba. Aunque el frente principal es puramente económico, casi todos los cubanos viven modestamente y no pueden permitirse comprar un carro.

Aunque es demasiado pronto decir qué cambios pudiera haber con los nuevos acuerdos, los fabricantes de automóviles están viendo opciones de como llevar sus productos a la isla, si se suaviza el embargo.

“Según un portavoz de GM. “Estamos muy animados por la noticia anunciada por Obama, y sin duda evaluaremos las oportunidades que se puedan presentar, los Cubanos han sido muy fieles a nuestros productos en el pasado.”

Un portavoz de Ford dijo, “Estamos revisando la iniciativa para determinar su impacto potencial para la industria automotriz, habrá una buena oportunidad si algo cambia”.

“Nissan está al tanto de las negociaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba y continuará monitoreando la situación, pero por ahora no podemos especular sobre los futuros planes”. dijo un portavoz de Nissan Américas.

La ley estadounidense restringe severamente las empresas estadounidenses de realizar negocios con Cuba, y en Detroit sabe que el levantamiento de las sanciones, con la venta de automóviles y otros bienes, todavía están muy lejos, pero no le pierden pisada al proceso.

Según informes de distintas agencias de noticias, Cuba tiene unos 650,000 vehículos en sus carreteras. Miles de ellos son los clásicos automoviles americanos que se vendieron antes de la revolución, y que forman parte de la nostalgia de la isla, pero hoy la mayoría de los que la transitan son rusos, chinos y coreanos, y alrededor de la mitad de los vehículos son de propiedad del gobierno.

Si las sanciones se levantarían rápidamente, no creo que el mercado de automoviles sean un boom, porque estaría limitada por la economía básica, dado que mayoría de los 11 millones de cubanos en la isla no pueden permitirse compran una moto, ni mucho menos un auto.

Raúl Castro levantó recientemente el requisito para los compradores de autos usados, al que obtiene una aprobación del gobierno. Pero el salario promedio de los cubanos que es alrededor de $ 20 dólares al mes, apenas registró un mínimo cambio en las calles. En los seis primeros meses desde el cambio de reglas. sólo se vendieron 50 autos.

El anuncio de Obama pide comenzar de inmediato conversaciones diplomáticas de alto nivel, junto con la apertura de una embajada en La Habana. Él llamó al Congreso a tener un debate serio sobre el levantamiento de las sanciones económicas.

El levantamiento de las restricciones al comercio requeriría acción por el Congreso, el Senado y la Cámara, que será controlada por los republicanos en enero, a sabiendas que estos no quieren ningún cambio, mientras siga la retrograda politica de los Castro.

La oposición a este tipo de movimientos ya está cobrando impulsos bipartidista detrás del senador Marco Rubio, republicano por Florida, y el senador Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey, ambos de ascendencia cubano-estadounidense, quien se comprometieron a luchar firmemente ante las acciones del presidente.

Aunque algunos republicanos apoyan el cambio. Por ejemplo, el senador Jeff Flake, republicano por Arizona, dijo que creía que la mayoría de sus colegas legisladores están a favor de un cambio en la política de Estados Unidos hacia Cuba.

Raúl Castro asumió formalmente el poder en Cuba en 2008. Antes de eso, Fidel Castro había gobernado el país desde 1959 hasta 2006, cuando una enfermedad le llevó a ceder el poder temporalmente a Raúl y algunos ministros del gabinete. Fidel no apareció en publico para comentar sobre el anuncio de Obama.

Gus Machado, uno de los pilares de la política anti-castristas en Miami, propietario de dos concesionarios Ford en el condado, es uno de los que ya debe de estar en la lista para abrir un concesionario en la Isla, pero claro y según el, sin los Castro.

En un reportaje que le hicieron a Gus Machado luego del anuncio del presidente, este dijo,”Todo el mundo sabe que ningún presidente puede realmente levantar el embargo. Tendrá que haber acuerdos, aprobaciones en el Congreso, y vamos a dar todo nuestro esfuerzo para ver que esto no sucederá en beneficio de los dictadores”.

Machado también es uno de los fundadores de Cuba Democracy PAC, que cabildea en el Congreso por cambios democráticos en la isla con una gran advertencia, “No queremos a los Castro”.

En Miami, los expatriados cubanos han hecho del anuncio un hervidero. Hay una lucha interna entre los anti-castristas y los pro-Obama, y se ve en las calles los enfrentamientos, que hasta ahora no han dejado de ser verbales.

Mientras tanto, muchos de los concesionarios de autos que ven una oportunidad, dejando la politica atrás, ya están haciendo las gestiones para abrir sus puertas en Cuba. Y hagan cola, porque son muchos.

Los fabricantes de automóviles y los concesionarios están observando de cerca, pero al igual que Machado, nadie espera un cambio significativo en el mercado de automóviles de Cuba de inmediato.

Un portavoz de AutoNation dijo que el plan de Obama es “muy fina en este momento” y que tomaría “meses, incluso un año, para averiguar lo que significa.”

Mario Murgado, dueño de Brickell Motors en la sección de la Pequeña Habana de Miami, dijo que sólo considerar la apertura de un concesionario en Cuba si la opresión del gobierno cesó.

A corto plazo, que no está en las cartas, dijo Murgado, que tiene Honda, Buick-GMC, Mazda y franquicias Cadillac en Miami y opera tiendas de Audi e Infiniti en Stuart, Florida. “Si la gente era libre, me encantaría la oportunidad de hacer negocios allí “, dijo Murgado.

En 1966, Murgado fue separado de sus padres en Cuba a los 4 años cuando fue llevado a los Estados Unidos por otros miembros de la familia. Todos estaban reunidos un año más tarde, con su padre, que había sido un arquitecto en Cuba, teniendo un trabajo en una fábrica en Chicago.

Murgado, que se ha opuesto al gobierno de Castro de toda su vida, dijo que la administración Obama debe estar buscando en otras consideraciones geopolíticas en el hemisferio para facilitar el comercio con Cuba cuando el gobierno de Castro está luchando poderosamente.

Se opone a la iniciativa de Obama. Quería Obama para extraer las reformas políticas y sociales antes de la normalización de las relaciones.

Pero se da cuenta de que el status quo estaba haciendo daño al pueblo cubano. Él dijo: “En última instancia, nuestra embargo no ha funcionado, así que tenemos que hacer algo diferente.”