Una lucha que tomó más de lo esperado

Una lucha que tomó más de lo esperado
Nativo López.
Foto: Araceli Martínez

@aracelimartinez

Nativo López, líder de Hermandad Mexicana, quien dio la idea en 1997 a Gil Cedillo para promover las licencias de manejo a los indocumentados, nunca pensó que tomaría tanto tiempo conseguirlas.

“Las grúas hacían su agosto recogiendo los carros a la gente. Teníamos muchas quejas. Cuando Cedillo se postuló como candidato le pedimos las licencias y prometió que lo iba hacer a cambio de apoyarlo para su candidatura. Le ayudamos en su campaña, ganó y fue su primer proyecto de ley”, recordó.

En 2001 estuvieron a punto de pasar la ley de licencias, cuando tenían la palabra del entonces gobernador Gray Davis, pero organizaciones comunitarias y los sindicatos se opusieron porque la licencias tendrían una marca.

“Fue una lucha muy difícil. Y lamento que la gente haya tenido que esperar tanto y que haya sufrido mucho. Sólo en Los Ángeles, la ciudad obtuvo 200 millones de dólares en decomisos de autos y multas a los indocumentados”, dijo López