Los otros beneficiados por la AB60

Migrantes asiáticos, europeos y africanos también están aprovechando la nueva ley
Los otros beneficiados por la AB60
Migrantes de todo el mundo se benefician con la aplicación de la AB60 en California.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

@Alvaradoisa

Hace veinte años la pobreza expulsó de India a Jatinder (pide ocultar su apellido) y desde entonces vive en las sombras en este país, conduciendo sin licencia y rogando a su Dios no ser detenido por un policía.

“Es muy difícil, siempre tienes miedo”, dice Jatinder, quien vive en Riverside y trabaja en una licorería.

Jatinder ha venido a esta aglomerada oficina del Departamento de Vehículos (DMV) en Granada Hills como miles de indocumentados, a solicitar el privilegio de manejar un coche legalmente.

Si bien los latinos son el grupo más grande de los 1.4 millones de inmigrantes que se beneficiarían de la ley AB 60, no son los únicos. Asiáticos, europeos y africanos también están aprovechando la nueva ley.

“No hay diferencias entre comunidades. Todos los que no tenemos documentos sufrimos por lo mismo”, subrayó Jatinder, quien espera que la licencia le permita prosperar. “Esto nos va a permitir ir a la escuela, a trabajar y vamos a seguir las reglas”, dijo el padre de dos ciudadanos estadounidenses.

En una larga fila de personas que conversan en español, John Sundarraj, nacido en India, repasa los documentos que necesitará para pedir una licencia de manejo especial. Su futuro es incierto: en unos días vence su visa de trabajo y su licencia de conducir. No quiso sentarse a esperar lo peor.

“En este momento hay un hueco y no podré manejar hasta que tenga la aprobación de la embajada”, dijo el ingeniero en computación. Su empleador trata de retenerlo en el país, pero nada es seguro.

Una rubia alta y esbelta espera en una sala de este centro del DMV. También es indocumentada. La mujer –que pide el anonimato- cuenta que nació en Rusia y que desde hace seis años no ha podido obtener un estatus migratorio. “Podrías pensar que he manejado sin preocupación, pero he tenido el mismo riesgo de ser detenida por un policía por una falta de tránsito y ser deportada”, dijo.

Apenas recibe un permiso que certifica que aprobó el examen sobre leyes de tráfico, un filipino sale de esta sucursal del DMV con una sonrisa. El hombre, que no quiere decir su nombre, cuenta que recién llegó a este país. “Es una gran ayuda para nosotros, porque legalmente podremos manejar”, dijo.

LEE MÁS SOBRE LAS LICENCIAS PARA INDOCUMENTADOS EN CALIFORNIA AQUÍ