Diez razones por las que el Super Bowl XLIX será fenomenal

El duelo Seahawks-Patriots tiene todos los ingredientes para un juego emocionante y memorable

Guía de Regalos

Diez razones por las que el Super Bowl XLIX será fenomenal
Russell Wilson y Tom Brady, los quarterbacks de un Super Bowl que luce como un partido de ensueño.
Foto: Getty

Después de un domingo épico de NFL que incluyó, sin exagerar, uno de los mejores juegos de postemporada de la historia, el Super Bowl XLIX (49) ya tiene contendientes, y la verdad es que el duelo del 1 de febrero en el University of Phoenix Stadium de Glendale, Arizona, no podía ser mejor.

A continuación, 10 razones por las que el Super Bowl de 2015 será fenomenal:

10. Gran ataque contra gran defensa

Los Seahawks terminaron esta temporada como el equipo con la mejor defensiva total, y sin duda que su defensa es también la más golpeadora de la liga. Los Patriots no fueron la mejor ofensiva en números, pero es de todos conocido que ellos pueden lanzar y correr con efectividad; son, mínimo, el ataque más versátil de la NFL. Dos equipos plagados de talento, dos equipos inteligentes, astutos y que tienen casta de campeones.

9. Los hombres estampilla

Richard Sherman, el hablantín pero magnífico esquina de los Seahawks, se ha ganado el título de mejor hombre de la NFL para cubrir al receptor; un tipo pegajoso y que nunca se rinde. Pero antes de Sherman la reputación de mejor ‘corner’ era para Darrelle Revis, quien ahora es estrella del perímetro de los Patriots. El Super Bowl nos trae en lados opuestos a dos verdaderos hombres estampilla. Sherman sufrió una lesión de codo el domingo que seráevaluada hoy, pero se da por descontado que el 1 de febrero estará listo. En las finales de conferencia, ambos interceptaron un pase. ¿Será alguno de ellos el gran héroe con un pase interceptado en los minutos finales del Super Bowl?

8. Wilson, único en su especie

Tom Brady tiene toda una carrera de Salón de la Fama. Pero lo que Russell Wilson ha hecho no tiene precedentes. El quarterback de Seattle ha llegado al Super Bowl en dos de sus tres temporadas como profesional (en la otra estuvo en las semifinales de conferencia). Y luego estáel dato que impresiona: su récord contra quarterbacks que han sido ganadores del Super Bowl es un impecable 10-0, incluyendo una victoria sobre los Patriots de Brady en 2012.

7. Ambos tienen su tractor

Marshawn Lynch, de los Seahawks, y LeGarrette Blount, de los Patriots, tienen mucho en común. Ambos corren el balón como auténticas locomotoras, capaces de romper múltiples tacleadas y cargar con varios defensores encima. Y también, ambos han tenido sus problemas extradeportivos por sus personalidades poco convencionales. En un encuentro de tan buenos equipos, cada yarda que ellos consigan será de oro, sobre todo cerca de las líneas de gol.

6. ¿Quién es el mejor coach?

A pesar de algunos episodios oscuros, Bill Belichick ha revolucionado al fútbol americano con su creatividad estratégica y esa excelencia con la que prepara a su equipo. El ‘Monje’ puede empatar a Chuck Noll, de los Steelers, con el récord de cuatro Super Bowls ganados. Pero el ingrediente especial aquí es que Belichick llegó a los Patriots en 2000 para reemplazar nada menos que a Pete Carroll, el actual entrenador de los Seahawks. Ambos saben hacer lo necesario para ganar los partidos. El domingo, Belichick tuvo un pase de TD a un liniero ofensivo; Carroll ordenó uno de su pateador a un liniero. En Arizona, mejor no perder a nadie de vista y estudiar muy bien todas las reglas.

5. Duelo de batalla helénica

Rob Gronkowski (6-6 pies, 265 libras) es el ala cerrada más poderoso y dominante de la NFL, y lo ha sido ya por años. Kam Chancellor (6-3, 232), es el safety más fuerte y golpeador que existe. Y cuando se juegue el Super Bowl y los Patriots tengan el balón, nadie se querrá perder este duelo digno de una epopeya. Muchas veces, un partido de NFL se inclina a un lado o el otro según el impacto emocional de un gran golpe o de una tacleada rota. Esperen colisiones de mucho impacto entre ‘The Gronk’ y ‘El Canciller del Dolor’.

4. ¿La venganza del 18-1?

En la temporada de 2007, los Patriots reescribieron el libro de récords al convertirse en el primer equipo de la historia en acabar con 16-0 una campaña regular. Luego ganaron dos veces más en los playoffs para llegar al Super Bowl XLII invictos con marca acumulada de 18-0. Pero en el partido por el título se les atravesaron unos indomables Giants de Nueva York, que en un gran encuentro vinieron de atrás para ganar por 17-14. Eso ocurrió el 3 de febrero de 2008 en el mismo estadio donde este 1 de febrero se jugará el Super Bowl XLIX. Obviamente, los Pats tienen una espina bien enterrada.

3. Tom Brady y la historia

El quarterback de los Patriots está por convertirse en el primero de todos los tiempos en iniciar en seis Super Bowls. Ganó los primeros tres, pero perdió sus últimos dos y han pasado ya 10 años desde que lo vimos como campeón. Si los Patriots ganan en Arizona, Tom se unirá a Terry Bradshaw y Joe Montana en el club de los que han ganado cuatro veces el Trofeo Vince Lombardi.

2. Primero Manning, ¿ahora Brady?

Los Seahawks arrollaron a Peyton Manning y los Broncos en el pasado Super Bowl, hace un año en Nueva York. Ahora van por el otro quarterback que los expertos y aficionados han considerado el mejor de su tiempo junto a Manning: Tom Brady. Vencer a Manning y Brady en Super Bowls consecutivos son palabras mayores. ¿Podrán lograrlo?

1. No. 1 vs. No. 1

Por segunda temporada consecutiva, los equipos mejor sembrados en sus respectivas conferencias han llegado al Super Bowl. En los playoffs, los Patriots vinieron de atrás contra Baltimore (35-31) y luego aplastaron a Indianapolis (45-7). Los Seahawks despacharon a Carolina (31-17) y luego sobrevivieron a Green Bay (28-22) en tiempo extra. Suena trillado, pero lo que se verá en el University of Phoenix Stadium será una batalla de poder a poder y seguramente para la historia. Y así lo plasman desde ahora las casas de apuestas, que en la noche del domingo tenían, varias de ellas, una línea sin favorito, algo inusitado.