Jonny Weston pide paso en Hollywood

El actor estrena su primera película como protagonista: Project Almanac
Jonny Weston pide paso en Hollywood
Jonny Weston es David en Project Almanac.
Foto: Insurge Pictures

El 2015 no podía presentarse mejor para Jonny Weston. Al joven actor de Carolina del Sur afincado ahora en Los Ángeles le vimos hace pocas semanas en Taken 3 –protagonizada por Liam Neeson–, lo encontraremos en Insurgent en marzo (la secuela de Divergent) y en We are Your Friends en julio junto a Zac Efron. Pero, sobre todo, acaba de estrenar su primer papel como protagonista en Project Almanac, un thriller fantástico en el que un grupo de adolescentes construyen una máquina del tiempo. Weston confiesa que quiere estar 100% centrado en su trabajo como actor para seguir avanzando en su carrera.

“No soy famoso. No me escogen para una película porque sí”, explica sobre su protagónico en Project Almanac. “Tuve que hacer audiciones y muchas lecturas con hasta 20 actores para ver la química que tenía con ellos, para buscar la combinación correcta”.

Hasta el momento, el papel más importante de Weston había sido el del fallecido surfer Jay Moriarty en Chasing Mavericks, junto a Gerard Butler. Pero el actor cree que Project Almanac será un film clave en su carrera, “el más personal hasta ahora”. Aunque sólo transcurrieron dos años entre una y otra, el aspecto físico de Weston –ahora tiene 26 años- es totalmente diferente en ambas.

“Perdí unas 25 libras”, explica. “El personaje no come mucho, no duerme mucho, está muy concentrado en la tecnología y en seguir los pasos de su padre, un científico. No es alguien muy sano ni un atleta. Por eso lo afronté así, pero fue algo personal, no me exigieron dejar de comer”.

Project Almanac recurre al “found footage” (los chicos se encuentran un video casero rodado durante la celebración del séptimo cumpleaños del protagonista) y a la cámara subjetiva en constante movimiento. Aunque a muchos les parecerá excesivo y mareante, Weston cree que era importante rodar de esta manera para diferenciar la película de otras basadas en el concepto del viaje en el tiempo.

“La cámara la hace muy personal, muy cercana”, explica. “Es una película especial, muy única. Me gusta estar en este tipo de películas”.