Aún existen lugares donde las mujeres no podemos entrar

Aún existen lugares donde las mujeres no podemos entrar

Apenas llegué a vivir a Nueva York me invitaron a ir al bar más antiguo de la ciudad y fui feliz: McSorleys. No tan sólo es el bar más antiguo (1854) sino que el último en eliminar la prohibición de ingreso a las mujeres. Sí, hasta 1970 sólo podían entrar hombres. ¿Te suena loquísimo? Pues bueno, en el mundo hay varios lugares donde aún no podemos entrar las mujeres.

Es cosa de buscar en Google “places ban women” para que salgan cientos de links que dan cuenta de que lo mínimo de la tal “igualdad de género” ni siquiera ha llegado a todo el mundo. Es terrible. Falta mucho por hacer aún.

Tras leer la “justificación” de los lugares de prohibirnos el acceso quedé con mucha rabia pues ahí te das cuenta de por qué nuestra sociedad está como está: el problema es la mujer, no el hombre que tiene instinos animales que no puede controlar. Es lo mismo que pasa cuando nos culpan a las chicas de vestirnos sexy y así estamos invitando a los hombres para que nos violen. Yeah right!

Hicimos un resumen de algunos lugares turísticos donde tenemos prohibida la entrada. La mayoría, era que no, son por motivos religiosos.

Antes de seguir con los sitios, quiero destacar que esta situación la encuentro igual de terrible que los países occidentales que prohíben el uso de los velos y burkas a las mujeres musulmanas. Y vaya que los hay. Sigamos.

Mount Athos, Grecia: actualmente en este monasterio residen unos 2,000 monjes provenientes de diferentes países que quieren vivir la vida en completo celibato y las mujeres tenemos prohibido el acceso para no distraer a estos hombres “santos”.

Haji Ali Dargah Shrine, Mumbai, India: es un lugar súper turístico de Mumbai y aunque las mujeres podemos visitarlo, en su mayoría, sin problemas, la zona más sagrada –donde están las tumbas de los santos- está fuera de nuestro alcance. Grupos pro derechos de las mujeres exigieron al gobierno indio que intercediera pero se lavaron las manos diciendo que era “un asunto religioso”. Se supone hay conversaciones para levantar la prohibición.

Templos religiosos en India y Bali: según el Hinduismo y la Iglesia Ortodoxa consideran que las mujeres con la menstruación son impuras. No me pregunten más porque tampoco lo entiendo. La cosa es que por esto, no es extraño ver en varios templos pertenecientes a estas religiones que prohíbe el acceso a las mujeres cuando están en ese periodo.

Mount Omine, Japón: Es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad en 2004 pero no todos pueden acceder al templo budista que está ubicado a unos 5,640 pies de altura. Según la tradición, las mujeres podían distraer a los peregrinos religiosos que visitaban el lugar sagrado. Hoy en día es un lugar donde se practica escalada y hiking pero las mujeres no pueden llegar a la cima. ¿No me crees? Pues este cartel lo dice bien claro.

letrero

Arabia Saudita: es uno de los países donde la vida para las mujeres es muy difícil. No pueden votar o siquiera conducir. Cuando están en la calle, deben ir acompañadas por hombres -en teoría, por lo menos-. Incluso un par de restaurantes y cafés se les ocurrió la genial idea de prohibirles el acceso “porque veían mucho coqueteo” entre las mujeres solas.