Huizar conserva el Distrito 14 de Los Angeles

Tras ganarle con la mano en la cintura a la ex supervisora del condado Gloria Molina
Huizar conserva el Distrito 14 de Los Angeles
Continuará en el cargo hasta el año 2020.
Foto: Ciro César / La Opinión

José Huizar seguirá siendo concejal del latino Distrito 14 de Los Ángeles, que abarca los barrios del noreste, tras ganarle con la mano en la cintura a la ex supervisora del condado Gloria Molina.

Dos enmiendas aprobadas por los votantes el martes, que pedían empatar las elecciones locales con las presidenciales y estatales, le conceden al edil continuar en el cargo hasta el año 2020.

Huizar, nacido en Zacatecas hace 46 años, cerró con el 65.7% de los votos y Molina sólo obtuvo el 23.9% de éstos, según el conteo preliminar del Secretario Municipal.

Estamos muy orgullosos del trabajo que hemos hecho en los últimos nueve años y hay más trabajo por hacer”, expresó anoche el concejal en un discurso triunfalista ante decenas de simpatizantes que se congregaron en la preparatoria católica Salesian, en Boyle Heights.

“¡Cuatro años más! ¡Cuatro años más! ¡Cuatro años más!”, coreaban los presentes.

De hecho, el último período del edil será de cinco años y medio, concluyendo en 2020, por el triunfo de las enmiendas 1 y 2, que piden concentrar en una boleta los comicios locales, estatales y federales.

Desde 2005, cuando se convirtió en el primer mexicano en alcanzar una curul del Concilio de Los Ángeles, nadie ha podido ganarle a Huizar en una elección primaria, lo cual lo convierten en un sólido aspirante a otros escaños políticos. Su mirilla podría estar ahora en la Procuraduría municipal.

LEE MÁS DE LAS ELECCIONES AQUÍ

No pudo derrotarlo este martes el más fuerte de todos sus rivales políticos, la veterana Molina; no pudo ganarle en 2011 el empresario Rudy Martínez, quien gastó $200 mil de su bolsillo y emprendió una de las batallas electorales más sucias de los últimos años; no pudo desbancarlo en 2007 Alvin Parra, su ex asistente en el Cabildo; tampoco pudo vencerlo en 2005 el ex concejal angelino Nick Pacheco.

Pero nadie esperaba que Molina, cuya carrera política inició en 1982 en la asamblea estatal y concluía el año pasado en la junta de supervisores del condado, no lograra siquiera pisarle los talones a Huizar.

“Hicimos lo mejor que pudimos”, dijo Molina anoche, aceptando que el voto no le favorecía.

En campaña, grupos pro inmigrantes le reprocharon a Molina haber votado a favor de la renovación del programa 287 (g), que permite que el condado coopere con las autoridades migratorias. “Deportadora” le gritaron en un debate en Boyle Heights. Ella justificó que el plan sólo se enfoca en los criminales.

¿Qué clase de demócrata es?”, cuestionaba anoche Herlinda Luna, en la celebración de Huizar. “Todavía si fuera una gabacha [anglosajona], pero ella es una latina”, enfatizó.

Molina también se quedó atrás en la recaudación de fondos. Huizar reunió $866,000, casi cuatro veces más que ella. Los cofres del edil se llenaron de donaciones de poderosas empresas como DirecTv, Warner Bros y Republic Services, así como de los millonarios Eli Broad y Rick Caruso.

Con la letra de la canción “El hijo del pueblo”, entonada por el mexicano Vicente Fernández, Huizar festejaba a lo grande anoche. “Les doy las gracias por confían en la visión que tenemos”, expresó

El descenso del crimen, la creación de empleos, la apertura de parques, la rehabilitación de banquetas y la construcción de vivienda barata fueron algunos de sus logros exhibidos en su campaña electoral.

Al parecer, los votantes no tomaron en cuenta dos polémicas que siguieron al edil en esta campaña electoral: el pago de $200,000 que el ayuntamiento hizo para resolver un choque contra el auto de un ex policía y la demanda por acoso sexual de una ex empleada que éste liquidó de su bolsillo.

“Quiero agradecer a todos los votantes que me apoyaron, que dijeron que estamos en el camino correcto”, expresó el concejal. “Lo que tenemos que seguir haciendo es ofrecer los servicios básicos que necesitan nuestros vecindarios”, agregó.

Huizar entró anoche al gimnasio de la preparatoria Salesian abrazado de su madre, Isidra, de 74 años. Ella contó a La Opinión que logró pasar la aduana fronteriza con una tarjeta de residencia falsa y por Huizar, entonces de un año y medio de edad, no le preguntaron nada. Venían de Zacatecas.

“Ya sabían lo que iba a hacer él”, dijo con una sonrisa.