La misteriosa civilización perdida descubierta en Honduras

Después de diez días perdidos en lo más profundo de la jungla en Honduras, un grupo de científicos regresó con la noticia del descubrimiento de un tesoro: una misteriosa ciudad precolombina perdida

La misteriosa civilización perdida descubierta en Honduras
Las ruinas fueron identificadas primero en mayo de 2012 en un valle remoto en La Mosquitia.
Foto: Cortesía National Geographic

Al lugar, por supuesto, no llegaron por casualidad. Lo iban buscando por las pistas conseguidas en 2012 en una exploración aérea financiada por los cineastas Bill Benenson y Steve Elkins.

Lo que hicieron fue emplear unos aviones provistos con equipos para hacer un mapeado tridimensional de la superficie.

Y la conclusión a la que llegaron fue que se trataba de un área selvática intacta con evidencias de construcciones humanas.

Benenson le explicó a BBC Mundo que prefieren no revelar el lugar del hallazgo para evitar que el lugar sea saqueado.

Lo que sí reveló es que se trata de un sitio tan remoto que “sólo hay una manera de entrar y salir, y es por helicóptero”.

No hay carreteras, no hay infraestructura de ningún tipo, nadie vive allí, no hay asentamientos humanos tampoco. Es una verdadera jungla salvaje.

Benenson cuenta que el equipo contó con la ayuda de tres exmilitares británicos que, para que pudieran aterrizar los helicópteros, se descolgaron y limpiaron la maleza.

Los exmiembros de las fuerzas especiales también ayudaron a instalar un campamento base a unos pocos kilómetros del enclave arqueológico. Y también se encargaron de despejar la densa selva con machetes.

Si la ubicación permanece en secreto, es un misterio también quiénes eran los habitantes de esa ciudadela.

“No sabemos demasiado de ellos, sobre todo en comparación con los Mayas que debieron estar entre sus vecinos”, dice Fisher.

“Sabemos que eran socialmente complejos, que tenían recursos y habilidades para modificar el entorno, para conseguir estabilidad y producir comida. Sabemos que estaban conectados íntimamente con sus vecinos”, agrega.

¿Por qué desaparecieron? Tampoco se sabe. De momento, los arqueólogos no se ponen de acuerdo, pudo haber sido porque agotaron los recursos del lugar o porque llegaron europeos con enfermedades.

Es tan poco lo que se sabe, que ahora mismo es una civilización perdida que ni siquiera tiene nombre.