Muere niño de 13 años tras atropellamiento en Boyle Heights

El adolescente de 13 años se paseaba en bicicleta cuando un conductor lo atropelló
Muere niño de 13 años tras atropellamiento en Boyle Heights
Chris Rodríguez, de apenas 13 años, falleció la noche del lunes tras ser atropellado en Boyle Heights.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

@alvaradoisa

Un niño de 13 años murió anoche luego de ser atropellado por un auto en Boyle Heights.

Chris Rodríguez, residente de Los Ángeles, falleció alrededor de las 11:45 p.m. del lunes debido a las lesiones que sufrió en el accidente ocurrido cerca de la esquina de las calles Sheridan y Cummings.

Según el relato de un testigo, el menor había salido a pasear en su bicicleta cuando fue alcanzado por el vehículo, cuyo conductor permaneció en la escena después del fatal choque.

Esta mañana, los familiares del niño lloraban desconsolados en un altar con flores y un globo de helio.

“Fue horrible, porque como se oyó era como que ese carro había pegado a muchos carros”, contó Apolonia Chávez, una vecina aún sorprendida por el impacto que le arrebató la vida al chico.

“Sentí que me abrí de la cabeza hasta abajo y me quedé doblada por el impacto porque lo conozco”, dijo la mujer, que está capacitada para brindar primeros auxilios pero no se atrevió a atender al menor.

“Todos estábamos impactados. El niño ya no volvió. Le hablábamos y nomás movió un dedo, dos dedos, pero ya no volvió”, continuó Chávez.

Rodríguez ha sido descrito como un muchacho alegre que solía pasear en bicicleta por el barrio.

Los vecinos comentaron que han ocurrido otros accidentes en la zona por autos que circulan a exceso de velocidad y niños que sin precaución pasean en patineta y bicicleta. Ellos creen que esta tragedia pudo haberse evitado si hubiera carteles de alto total o que indiquen el límite de velocidad.

“No es el primer accidente, es que los niños no piensan, se bajan con patinetas o con la bicicleta”, dijo Chávez, quien comentó que el padre del fallecido le pidió a su hijo que no saliera porque ya era noche.

Pero Chris no hizo caso. Fue su último paseo en bicicleta.