Nombran a polémico embajador mexicano en EEUU como ministro de Corte Suprema

Varias organizaciones civiles lo acusan de estar "implicado en casos de graves violaciones a los derechos humanos"
Nombran a polémico embajador mexicano en EEUU como ministro de Corte Suprema
Foto: EFE

El abogado y hasta ahora embajador mexicano en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, fue designado hoy por el Senado como ministro de la Suprema Corte, en medio de cuestionamientos en torno su desempeño como funcionario y supuestas violaciones a los derechos humanos.

Con 83 votos de un total de 128 senadores Medina Mora resultó elegido, tras lo que el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Miguel Barbosa, le tomó protesta para ocupar el cargo para el periodo 2015-2030.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, propuso el pasado 17 de febrero al Senado tres candidatos para cubrir la vacante que la muerte del ministro Sergio Valls dejó en diciembre pasado en el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Además de Medina Mora, figuraron en la terna Felipe Alfredo Fuentes y Horacio Armando Hernández, que a diferencia de aquel cuentan con una amplia trayectoria en el Poder Judicial.

Desde la presentación de la terna, numerosas organizaciones civiles y partidos de izquierda expresaron su rechazo a la postulación de Medina Mora, hasta hoy embajador ante Estados Unidos, quien ha ocupado diversos cargos en el Gobierno federal, incluyendo los de secretario de Seguridad Pública y procurador general.

Varias organizaciones civiles lo acusan de estar “implicado en casos de graves violaciones a los derechos humanos”, como la represión de mayo de 2006 a pequeños propietarios que se oponían a un plan para construir un aeropuerto en San Salvador Atenco, en el Estado de México.

En la acción policial, ordenada por el entonces gobernador Peña Nieto cuando Medina Mora era secretario de Seguridad Pública, hubo dos muertos y 207 detenidos, entre ellos 26 mujeres que denunciaron haber sido torturadas y violadas.

Ya como fiscal general más tarde ese año, Medina Mora declinó su competencia para investigar los hechos de Atenco, pese a la participación de agentes federales en la represión, de acuerdo con las organizaciones civiles.

Antes de la votación en el Senado, cada uno de los nominados expuso por más de 20 minutos sus posicionamientos y argumentos para ocupar el cargo.

Medina Mora se comprometió a “trabajar en el respeto a precedentes judiciales, reconfigurar estándares judiciales y por la construcción del Estado de derecho”, mientras se escuchaban rechiflas de senadores de izquierda.

?>