Revivió el empleo para los latinos

Esta es una gran victoria para los latinos, ya que ellos son más propensos a encontrarse en trabajos de bajos salarios
Revivió el empleo para los latinos
Los empleos que ocupan a trabajadores latinos también se recuperan, según el informe.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Por Jackie Odum y Vanessa Cardenas

El viernes pasado, el Departamento de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) publicó su Informe sobre el Empleo del mes de febrero. El informe tiene buenas noticias: el mercado laboral añadió 295 mil puestos de trabajo en el mes de febrero, con un promedio de alrededor de 300,000 en los últimos seis meses. La tasa nacional de desempleo cayó a 5.5%, disminuyendo en un 1,2 puntos porcentuales desde tan sólo un año anterior.

Mientras que el informe de empleo de este mes mostró un crecimiento macroeconómico robusto, el informe incluye mejores noticias para las comunidades más vulnerables de la nación. Desde febrero del año 2014, la tasa de desempleo entre los latinos ha caído 1.5 puntos porcentuales al 6.6%. La tasa de trabajo de la comunidad afro americana ha cambiado por 1.6 puntos porcentuales – de 12% a 10.4%. Mientras tanto, la tasa de desempleo de los blancos ha disminuido por 1,1 puntos porcentuales desde el año anterior y todavía se mantiene por debajo de la media nacional, en un 4.7%..

En general estas comunidades han tenido un crecimiento de empleo muy bueno; los latinos, en particular, han visto grandes ganancias económicas desde el fin de la Gran Recesión. La tasa de desempleo entre los latinos se ha recuperado completamente a niveles de antes de la recesión. Esto se compara con la recuperación de 91% entre los afroamericanos, el 87% entre los asiáticos y el 96% entre los trabajadores blancos en diciembre de 2014. Además, el empleo entre los latinos ha aumentado en un 5%, comparado con un 3.8% para afro americanos y 1.4% para los blancos. El aumento se debe en parte a la demografía, dado a que el trabajador blanco-no hispano en promedio es mayor que el estadounidense de a pie, mientras que el trabajador promedio latino tiende a ser mucho más joven.

A pesar de las ganancias en los empleos después de la recesión entre los latinos en la fuerza laboral, las luchas en términos de logros educativos y profesionales, y para salarios más altos son todavía muy evidentes. El informe más reciente del BLS sobre las características de la fuerza laboral demuestra que los latinos siguen luchando de manera desproporcionada a sus homólogos étnicos y raciales. Entre latinos de 25 años y más en la fuerza laboral, un alarmante 29% por ciento tiene menos de un diploma de escuela secundaria y 31% se han graduado de escuela secundaria pero no han obtenido un título universitario. El nivel educacional a menudo conduce al progreso profesional y a un mayor potencial de ingresos – la falta de estudios continúa siendo un obstáculo a la seguridad económica de los latinos hoy en día. Esto significa que los latinos continúan siendo empujados a trabajos de bajos salarios que a menudo ofrecen sueldos por debajo del nivel normal, sin beneficios por parte de sus empleadores, los cuales son cruciales para alcanzar “el sueño americano”. Datos del BLS demuestran que los ingresos semanales promedios de un trabajador Latino fueron sólo 578 dólares en el año 2013, en comparación con 802 dólarespara los trabajadores blancos.

Mientras que los latinos han avanzado significativamente en industrias que pagan por encima de los salarios medios, como la construcción, aún tienen la mayor concentración de trabajadores en la industria de salarios más bajos – en ocupaciones de servicios. Entonces, no debería sorprender que los latinos también tienen la menor concentración de trabajadores en las ocupaciones que ganan más – supervisión, profesionales y ocupaciones relacionadas. Mientras que sólo el 20% de los latinos están en ocupaciones profesionales o posiciones supervisoras, el 50% de los asiáticos, el 29% de los afroamericanos y el 39% de los blancos caen dentro de esta misma categoría.

Dado el crecimiento de la población en la comunidad hispana, el papel que juegan los latinos en los cambios demográficos de nuestra nación, y la importancia que desempeñan en nuestra economía y el futuro laboral, aún queda mucho por hacer para cerrar las brechas a las cuales se enfrentan. Algunos legisladores estatales y locales ya han dado el primer paso hacia elevar los salarios para la comunidad latina. Desde el 1º de enero de este año, el salario mínimo se elevó en 20 estados y el Distrito de Columbia, y en total, 29 estados y el Distrito tienen salarios mínimos superiores al salario mínimo federal. Esta es una gran victoria para los latinos, ya que ellos son más propensos a encontrarse en trabajos de bajos salarios. Sin embargo, líderes electos deben hacer más para garantizar salarios justos no sólo para los latinos pero para todos los trabajadores. Un buen comienzo sería aumentar el salario mínimo federal, fortalecer los derechos de negociación colectiva, e invertir en programas de aprendizaje y educación STEM (los campos académicos de ciencias, tecnología, ingeniería, y matemáticas, pos sus siglas en Ingles). Tenemos que desarrollar políticas específicas que promuevan el avance educativo y ocupacional para las comunidades de color. Ya es hora de que los latinos comiencen a ver a sus contribuciones económicas traducidas a un salario justo, y los políticos deben tomar medidas para que todos los trabajadores puedan recuperarse económicamente.

Jackie Odum y Vanessa Cardenas trabajan en el Center for American Progress