Sacerdote corre el Maratón de LA para ayudar a niña con cáncer

El padre recorre el asfalto de las calles angelinas en busca de recaudar fondos para ayudar a una niña desahuciada
Sacerdote corre el Maratón de LA para ayudar a niña con cáncer
El padre carlos Macías (c) con Fátima y su madre Dolores.
Foto: Jorge M. Noriega / Especial para La Opinión

Por primera vez en su vida, el padre Carlos Macías Tamez corrió el Maratón de Los Ángeles. Pero no lo hizo solo. Desde la milla 18 se le unió Fátima Ramírez García, una niña de 12 años de edad.

La misión del clérigo era clara: recabar fondos y ayudar económicamente a la madre de la niña, Dolores García Ramírez, indocumentada en Estados Unidos con su hija enferma de cáncer, y quien ya ha sido desahuciada.

Después de la agotadora carrera, Fátima, con esperanza y fe, dijo que se prepara para someterse el próximo 7 de abril a la cirugía número 24 en los últimos nueve años.

“A mí me encanta correr”, dijo la niña. “Estoy cansada, pero muy feliz”.

Los médicos han determinado que el condroma (tumor en el cráneo) que tiene Fátima y que le está afectando su capacidad auditiva y visual no puede ser operado. Sólo lo raspan, pero este procedimiento le deforma el oído, la nariz y la cara.

Macías Tamez conoció el testimonio de Fátima en su programa ‘Hablemos Claro’, en una estación radial católica de la ciudad de El Monte.

El domingo, decidió correr en favor de la niña para que sus radioescuchas hagan donativos por cada milla recorrida.

“Un hermano, [Tomas Guerrero, Legionario de Cristo] me habló de que Fátima necesitaba la unción de los enfermos”, narró Macías, quien es de nacionalidad mexicana. “La misma niña me ha dicho que está preparada para ir en cualquier momento a la casa de Dios Padre… Su fe es muy grande, y aunque está desahuciada, saca fuerza de miles de lugares”.

Fátima sabe que el tumor le consume la cabeza y que no hay medicina en el mundo que le pueda desbaratar todo el tumor o hacerlo más pequeño.

Correr es la pasión de Fátima. El domingo pudo alcanzar la meta en el 30 Maratón de LA, y aunque no ganó una medalla, su carrera por la vida la mantiene firme en que puede obrarse un milagro.

“Después de esta carrera, lo que más quisiera es ver a mi papá y a mis hermanos que están en México [Acatzingo, Puebla]”, reveló la niña. “Ellos no tienen dinero y no pueden venir a verme”.

Kenyanos barren con un caluroso Maratón de Los Ángeles

Una carrera, una fiesta y un paseo de Los Ángeles al mar (el color del maratón)

“A mi hija no la detiene nada ni nadie”, dice Dolores García Ramírez, la madre de la niña Fátima. “Con una fe muy grande vive día a día y cuando yo me quiebro, ella es quien me levanta a mí, en lugar de que fuera al revés”.

Cualquier donativo en favor de Fátima puede hacerse en la cuenta 3250-3207-0194 de Bank of America, a nombre de la titular, Dolores García Ramírez.