Para que el golpe de calor no te noquee

Con el aumento de la temperatura, es común que los adultos mayores o los niños sufran los estragos del calor

Guía de Regalos

En primavera y verano los días tienden a marcar altas temperaturas, por lo que aumentan las probabilidades de que suframos las condiciones conocidas como golpe de calor o insolación, cuyos síntomas son considerados como urgencias médicas directamente relacionadas con una exposición prolongada a ambientes calientes.

Alberto Lyfshitz Guinzberg, médico internista y miembro de la Academia Nacional de Medicina de México, explica que el cuerpo humano es homeotérmico, es decir, tiene la capacidad de mantener una temperatura constante de alrededor de 37°C, debido a un mecanismo que evita se caliente mediante la producción de sudor. Sin embargo, tiene un límite, por lo que puede llegar un momento que el exceso de calor, el organismo ya no puede termorregularse, la sudoración disminuye y empiezan los síntomas de alerta.

Síntomas y atención

El especialista indica que es muy importante que prestemos atención para detectar cualquier sintomatología del golpe de calor, atenderla inmediatamente y así evitar complicaciones severas que pueden afectar los órganos internos, dejar secuelas y en casos graves provocar la muerte.

Las señales de alerta son: sed intensa, sensación de agotamiento, debilidad y calambres musculares, náuseas, vómito, agitación respiratoria, piel fría y húmeda, somnolencia y aumento de la temperatura corporal hasta 40°C. Alberto Lyfshitz comenta que en este punto, la persona afectada puede recibir primeros auxilios en casa para intentar estabilizarla como:
• Aplicar compresas frías en cuello, axilas e ingle.
• Elevar un poco los pies del paciente.
• Administrar líquidos por vía oral.
• Colocar un ventilador para reducir la temperatura.

Si estas primeras manifestaciones no son controladas, puede presentarse una insolación, que es una fase más seria, que incluye sintomatologías neurológicas y cardiorrespiratorias importantes.

“Aquí, el dolor de cabeza y las dificultades para respirar se intensifican. Hay deshidratación, taquicardia, debilidad, mareos, confusión, pérdida del conocimiento e incluso convulsiones, la piel es seca, caliente y enrojecida y la temperatura corporal se eleva a más de 40°C”, explica el experto y agrega que: “En estos casos es necesario trasladar de inmediato a la persona a un hospital para recibir un tratamiento más específico, atender la deshidratación y monitorear sus funciones vitales”.

Recomendaciones

Algunas acciones ayudan a evitar el golpe de calor y la insolación:

  • Usar ropa holgada, de materiales delgados y de colores claros.
  • Evitar la exposición prolongada al sol.
  • Mantener una buena hidratación, mediante el consumo de agua natural a lo largo del día.
  • Abanicarse constantemente para propiciar la evaporación del sudor.
  • Programar actividades al aire libre en horas cuando el calor tiende a disminuir, antes de las 10 de la mañana o después de las 6 de la tarde.
  • Buscar espacios con sombra.
  • Fomentar la disponibilidad y uso de protector solar.

En este tiempo de días soleados y calurosos, el golpe de calor y la insolación son  asuntos de salud que se pueden evitar, por lo que es importante estar atento a cualquier síntoma, en especial en el caso de los niños y adultos mayores.

Colaboración de Fundación Teletón México
“La resiliencia te ayuda a crecer en la adversidad”
bojorge@teleton.org.mx