No aceptaremos ni un peso menos: jornaleros de San Quintín

El 4 de junio se prevé una nueva mesa de negociaciones entre jornaleros, gobierno y empresarios
No aceptaremos ni un peso menos: jornaleros de San Quintín
Foto: Archivo / EFE

México

La cuenta regresiva para destrabar la huelga en el Valle de San Quintín, Baja California, sigue en marcha hacia el 4 de junio y los campesinos se mantienen firmes: “No aceptaremos ni un peso menos a los 200 ($15) diarios”, dijo Lucila Hernandéz, vocera del movimiento que paralizó a una de las regiones agrícolas más fructíferos del país.

El 4 de junio se prevé una nueva mesa de negociaciones entre jornaleros, gobierno y empresarios con miras a poner fin al paro laboral que arrancó el 17 marzo cuando los trabajadores – en su mayoría migrantes del sur del país- se dijeron hartos de los miserables pagos y abusos de todo tipo, desde violaciones sexuales a trabajo infantil, horas extras sin pagar y sin seguro social.

En adelanto al próximo encuentro, Marco Estudillo Bernal, vocero del Consejo Agrícola de Baja California, que aglutina a los ranchos más importantes de la zona, dijo que los agroindustriales no están de acuerdo con ese monto. “No hay variación en nuestra propuesta de aumentar sólo el 15%”, insistió.

Lea también:
– Enfrentamientos en San Quintín dejan varios heridos (video)
– Jornaleros explotados en San Quintín retoman el diálogo
– San Quintín, $1 dólar sin seguro ni descanso

La exigencia original de los huelguistas era llevar hasta 300 (unos $23 ) el salario por día además de las prestaciones sociales, pero ante la resistencia de los empresarios bajaron a 200. “No alcanza ni para la comida, pero no queremos ser radicales”, comenta Hernández.

Lucila y su familia fueron atacados esta madrugada con piedras que desconocidos lanzaron a su casa, aparentemente para intimidarlos, cuenta en entrevista telefónica con este diario.

“No tenemos más enemigos que los rancheros y por eso ahora los acusamos desde ahora por cualquier cosa que nos pueda pasar”.

El sueldo es el único tema que resta para resolver el conflicto. Juventino Martínez, otro de los voceros del movimiento se encuentra optimista. Dice que muchas empresas ya están aplicando el pago de 200 y que el principal opositor es el rancho “Los Pinos”, el más grande de todos. “Ya queremos seguir trabajando”.

Entre los acuerdos logrados en la mesa de trabajo del pasado 14 de mayo se encuentran:

  1. Una campaña de afiliación al Seguro Social
  2. No retener o condicionar el salario.
  3. Mejora de vivienda, alimentación y seguridad.
  4. Respeto a derechos laborales tales como días libres y embarazo.
  5. No permitir trabajo infantil
  6. Fideicomiso para el desarrollo de la zona.
  7. Padrón para programas sociales.
  8. Nuevo sindicato y autonomía sindical
  9. No represalias