Confirman muerte de desaparecido en Chilapa tras identificación de cadáver

Confirman muerte de desaparecido en Chilapa tras identificación de cadáver
Foto: EFE

La Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE) confirmó la muerte de una de las personas desaparecidas en Chilapa.
A través un comunicado, dio a conocer que uno de los tres cuerpos que fueron encontrados  el pasado 21 de mayo en Nejapa, comunidad indígena perteneciente a este municipio, corresponde a un joven de aproximadamente 29 años. Las pruebas genéticas, agregó, arrojan una compatibilidad del 99 por ciento con los padres de una de las personas desaparecidas, a quienes ya se entregaron los restos.
Aunque el comunicado de la Fiscalía no señala el nombre del fallecido, en un boletín difundido la tarde de ayer, alumnos de la Facultad Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo condenan el asesinato y confirman que el cuerpo identificado es el de Gilberto Abundis Sánchez, estudiante de Artes Visuales de la Facultad, quien se encontraba de vacaciones en Chilapa, de donde era originario, cuando fue plagiado por sujetos armados supuestamente miembros de la delincuencia organizada.
El diario La Jornada de Guerrero reporta que Gilberto fue reconocido por su hermana Lizeth, quien en una foto de un diario vio en uno de los cadáveres un tatuaje similar al que tenía su hermano en la espalda, por ello la familia se trasladó a Chilpancingo para aportar el material biológico que ayudó a la identificación de los restos.
Los cuerpos hallados el 21 de mayo fueron encontrados cerca del panteón, estaban desmembrados, en avanzado estado de descomposición  y envueltos en cobijas.
En los últimos meses en Chilapa la violencia ha incrementado debido a la rivalidad entre el cártel de Los Rojos y Los Ardillos, dos grupos delictivos que se disputan el territorio.
La semana pasada, un grupo de habitantes de Chilapa denunció ante las autoridades la desaparición de 16 de sus familiares durante la toma de la localidad por parte de hombres armados que se identificaron como policías comunitarios. La Fiscalía de Guerrero atribuyó este martes al crimen organizado la desaparición de estas personas, con base en los testimonios y evidencias recabadas en la investigación.
El 9 de mayo, entre 250 y 300 civiles irrumpieron en la ciudad e instalaron retenes en los accesos para demandar el fin de la violencia en la región, tras desarmar a policías municipales y tomar varios edificios oficiales.