Estudiantes de Texas con permiso para llevar armas de fuego a la universidad

Cada vez son más los estados donde se permite que los estudiantes y la facultad estén armados, Texas está punto de sumarse a la lista
Estudiantes de Texas con permiso para llevar armas de fuego a la universidad
Un instructor de armas ofrece entrenamiento gratis a maestros en West Valley Utah.
Foto: Getty Images

Portar pistolas de mano en dormitorios estudiantiles, aulas y recintos universitarios y de colegios comunitarios de Texas muy pronto será algo tan permitido como llevar los libros de texto.
Los estudiantes, profesores y personal de las universidades podrán portar armas en sus respectivos campus comenzando 2016 gracias a la iniciativa SB11, también conocida como el proyecto de ley ‘campus-carry’, aprobada la semana pasada por la Legislatura estatal y que el gobernador Greg Abbott  se ha comprometido a convertirla en ley. Para los colegios comunitarios la SB11 entraría en vigor en agosto de 2017.
Orgulloso de su reputación de ser un estado “amigable” para las armas, Texas se une así a una tendencia nacional para que los estudiantes mayores de 21 años puedan llevar consigo armas de fuego a la vista. En la lista de estados que lo permiten se encuentran ya Colorado, Idaho, Kansas, Mississippi, Oregon, Utah y Wisconsin, mientras que otros 23 estados le dan libertad a sus universidades para decidir si permiten armas en sus campus.
Pero el cabildeo de la poderosa Asociación Nacional del Rifle han logrado que solo en este año las legislaturas en 15 estados hayan presentado y considerado medidas para portar armas en recintos universitarios, declaró a Los Angeles Times, Laura Cutilletta, abogada del Centro Legal para la Prevención de Violencia con Armas. Una iniciativa en Ohio aún está pendiente.
En Nuevo México, California y Nueva York existe la prohibición de portar un arma ocultas en lugares públicos y en centro educativos.
En Texas  solo a aquéllos con una licencia para la portación oculta –que deberán ser mayores de 21 años– se les permitirá llevar armas de fuego en los campus, y las universidades privadas tendrán permitido optar por salir del requisito en su totalidad.
Con la versión final de la iniciativa, las universidades y colegios aún podrán establecer sus propios lineamientos de dónde se portarán las armas y cómo se almacenarán con base en inquietudes de la seguridad pública.
Entre los oponentes a esta iniciativa en Texas se encuentra el regente del Sistema Universitario de Texas, William McRaven, un ex almirante naval quien dirigió las Fuerzas Especiales en el ataque contra Osama Bin Laden.
“La presencia de armas en los campus de Texas podría desalentar la reubicación de académicos de otros estados”, sostiene McRaven.
Las encuestas muestran que los texanos están divididos, con 47% a favor y 45% en contra.
Pero Allen Fletcher, republicano por Cypress, Texas, quien presentó la iniciativa en la Cámara sostiene que la medida simplemente ampliaría la ley actual que ya permite armas de fuego ocultas en el exterior de los campus, más allá de edificios y aulas universitarios.

Estudiantes rechazan las armas

Una encuesta publicada en 2013 en el Journal of American College Health encontró que el 78% de los estudiantes en colegios y universidades de Estados Unidos rechazan las armas en sus planteles educativos y casi el 80% de ellos dijo no sentirse seguros si el personal académico, sus compañeros o visitantes llevan armas ocultas. El 66% opinó en esa misma encuesta que un arma no los hacía menos vulnerables a las amenazas de otros.
Por otra parte, la Asociación Americana de Universidades y Colegios Estatales y más de 420 colegios y universidades en 42 estados se han unido a la Campaña para Mantener las Armas Fuera de las Escuelas.
Este año el poderoso movimiento de cabildeo a favor de las armas perdió una batalla en la Legislatura de Florida para aprobar una ley que permite a las armas en los campus y en marzo pasado, un proyecto de ley estatal que habría permitido portar armas ocultas en los campus fue derrotada en la Legislatura de Montana por un voto de 49-51.