Cómo lograr seguridad financiera de por vida

Trazar un plan es fundamental para administrar sus recursos
Cómo lograr seguridad financiera de por vida
El secreto de la seguridad financiera está en la planeación.
Foto: Shutterstock

Su planificación financiera y su gestión de inversiones a menudo exigen soluciones exclusivas para usted. Sin embargo, algunos principios clave de las finanzas personales no requieren de ninguna adaptación. Si usted puede seguir estos principios, tendrá una mejor probabilidad de lograr seguridad financiera.

Determine su meta financiera y luego defina cuánta planificación, dinero y tiempo necesitará para conseguirla Comprender hacia dónde se quiere ir permite trazar un mejor camino que si se permite que el dinero que uno genere determine cómo se vive.

Cuanto más ahorra, menos depende de la rentabilidad de la inversión para la ardua tarea que suponen sus metas y finanzas. Ahorrar el 10% de sus ingresos a lo largo de un período de trabajo de 40 años, e incluso rentabilidades moderadas de la inversión sin un riesgo extraordinario pueden convertirlo en millonario.

Nunca desaproveche una contribución de equiparación de su empleador en su plan de jubilación. Según Financial Engines, el empleado promedio se pierde más de $1,300 al año en contribuciones de equiparación.

Invertir temprano –y darse así la oportunidad de generar un crecimiento compuesto por más años– es mucho más provechoso que invertir grandes sumas más tarde. Por ejemplo, si invierte $5,000 al año entre los 25 y los 65 años ($200,000) a rentabilidades del 5%, usted acumula en realidad más que otra persona que invierte $18,000 al año entre los 45 y los 65 años ($360,000), con la misma rentabilidad.

Cuando se invierte, superar de manera sistemática un índice de mercado es difícil, en especial si usted compara sus inversiones con el índice de referencia equivocado. Las rentabilidades sólidas que se obtienen en ciertos segmentos de los mercados de acciones y bonos mundiales son irregulares. La única referencia verdaderamente relevante para sus inversiones es si usted siente que estas lo ayudarán a progresar hacia sus metas de largo plazo.

Además, las rentabilidades promedio rara vez aparecen. Prepárese para una experiencia de inversión muy diferente de la que indique cualquier parámetro histórico.

Por ejemplo, analicé una cartera equilibrada compuesta en un 60% por acciones y un 40% por bonos. Desde 1973, esta asignación generó una rentabilidad anual promedio de 10.4%, y en solo siete de esos 42 años calendarios se generaron rentabilidades de mercado generales dentro de los dos puntos porcentuales de este promedio de largo plazo.

La mejor inversión para usted no es necesariamente la que registró la rentabilidad más alta en el último año, sino aquel activo que usted puede mantener por muchos años. Intentar prever los cambios en las oportunidades de inversión tan solo hará que su camino hacia la seguridad financiera sea más difícil.

A propósito de esto, no comience el seguro social a los 62 años a menos que se encuentre en mala salud o incapacitado para trabajar y necesite realmente el dinero. Si pospone sus beneficios, usted percibe créditos por jubilación demorada por cada año que espera, que van desde un aumento del 5.5% de sus futuros beneficios por año de atraso, si nació en 1933 o 1934, hasta un incremento anual de 7.5%, si nació en 1941 o 1942. Además, sus beneficios futuros también reciben ajustes por costo de vida en función de los beneficios más elevados percibidos (1.7% este año).

Otros consejos:

  • No contar con un seguro puede enfrentarlo rápidamente con situaciones adversas. Una cobertura de vida, discapacidad y salud adecuada es un respaldo para la seguridad financiera, en especial a principios de su vida profesional y si tiene a su cargo personas que dependen de sus ingresos.
  • Ya sean $20 o $20,000, donar dinero a una causa que le interese puede hacerlo sentir bien. Mantenga la felicidad filantrópica como un componente de su plan financiero.
  • Tome decisiones de estilos de vida y financieras como si dirigiera una empresa rentable para su familia. Viva con menos de sus recursos y destine las ganancias a usos positivos y cosas que valore.

– Gary Brooks/AdviceIQ

Siga a AdviceIQ en Twitter, en @adviceiq.
Gary Brooks es planificador financiero certificado y presidente de Brooks, Hughes & Jones, una empresa de asesoramiento en inversiones registrada en Tacoma, Wash. Puede hallar recursos sobre tolerancia al riesgo en su blog, The Money Architects, donde aparece la versión más larga de este artículo que se publicó por primera vez.
AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ. Aparecen nuevos asesores clasificados a diario.