Lee la emotiva carta de Juan Gabriel a Joan Sebastian

El cantautor michoacano le dedicó unas bellas palabras a su colega guerrerense asegurando que "poetas como él no mueren"
Lee la emotiva carta de Juan Gabriel a Joan Sebastian
‘Juanga’ es todo un a celebridad de la música en español.
Foto: Getty Images

Al igual que muchos de sus colegas, Juan Gabriel quiso despedirse de un gran colega y amigo como él mismo llamó a Joan Sebastian.

Pero no lo hizo en las redes sociales, ni frente a una cámara de televisión, sino en una carta que publicó el periódico mexicano ‘Reforma’.

En esta, “El Divo de Juárez” habló desde cómo se conocieron a los lazos estrechos que formaron con el paso del tiempo y que los unirá para siempre.

En la celebración de los 30 años de trayectoria de Juan Gabriel, el ahora fallecido cantautor interpretó el tema que compuso para el homenajeado titulado “Alberto”.

La emotiva carta, con una lluvia de halagos, marca una triste pero importante despedida entre dos de las figuras más importantes de la música mexicana, y de habla hispana.

A continuación el texto completo:

“¿De Joan? Él y yo nos conocimos antes de conocer la fama; de jovencitos conocimos la necesidad y la obligación.

Con espíritu de superación él siempre salió adelante, hasta este lunes, que su cuerpo ya no pudo más. 

Más no quiso esperar. El que sí le esperó siempre fue su mejor amigo: su corazón. Fue el último que lo abandonó cuando ya no pudo volver de nuevo, como algunas veces, y es que de la muerte te salvan un sinfín de veces, mas no del destino.

Sin embargo, no era tiempo de irse para quedarse; quizás, si no se lo llevan a su hogar, tal vez se hubiera ido antes. El hogar es el hogar, con los tuyos, contigo o lo que queda de ti. 

Qué de recuerdos faltaron por hacer canciones, su deporte favorito; cantar, tocar la guitarra, escribir lindas canciones… Desde muy jovencito fue muy responsable, que de muy chico decidió ser papá de más de tres 🙂 Un tierno y sincero amigo, un trabajador incansable, sabía lo que hacía y le encantaba su lugar, Juliantla.

Ahora es que empieza la historia de un muy tenaz hombre, un buen amigo que no sabía olvidar, y, además, él en vida siempre inolvidable, y ahora dejó tanto para recordarle…

¿Cómo olvidarlo? Poetas como él no mueren, sólo se transforman. Se convierten en lo que hicieron: música, música y más música”.