5 razones por las qué fracasó ‘Fantastic Four’

La nueva entrega de la franquicia de superhéroes de Marvel sólo recaudó $26.2 millones, uno de los peores debuts de un filme de su género

'Fantastic Four' fracasó el pasado fin de semana en las taquillas del país.
'Fantastic Four' fracasó el pasado fin de semana en las taquillas del país.
Foto: 20th Century Fox

¿Qué pasó con “Fantastic Four”, el relanzamiento de la franquicia de Marvel, que contaba con dos filmes previos y que el pasado fin de semana fracasó estrepitosamente en la taquilla?

No sólo fue recibida por la crítica de forma sangrienta (obtuvo un 9% de comentarios positivos): también lo fue por el público (recibió la calificación de C-, o sea, mala, tras las encuestas de CinemaScore posteriores a su proyección. Se trata de la peor calificación de la historia para una cinta de superhéroes).

El resultado de ello fue una recaudación de unos paupérrimos $26.2 millones de dólares en tres días, por delante sólo de “Ghost Rider: Spirit of Vengeance” ($22.1 millones) y por detrás de “Blade II” ($32.5 millones)… y muy lejos de las cifras de “Marvel’s The Avengers” ($207.4 millones) o la primera “Fantastic Four” ($56 millones) o su secuela, “Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer” ($58 millones).

¿Por qué “Fantastic Four” se quedó tan lejos de lo que se esperaba de ella, que era unos ingresos iniciales alrededor de los $40 millones y ahora boicotea cualquier opción de expandir el universo de sus cuatro superhéroes protagonistas?

Aquí presentamos cinco posibles razones, sin incluir, por supuesto, que quizás el filme no sea tan bueno…:

1. Demasiados superhéroes

Es un fenómeno conocido como “fatiga de superhéroes”. Este año se han estrenado “Avengers: Age of Ultron”, “Ant-Man” y “Fantastic Four” en tres meses. No son muchas… pero en 2014 tuvimos un total de 6, incluyendo “Teenage Mutant Ninja Turtles” y “Big Hero 6”, y los medios no paran de informar sobre la invasión de cintas del género prevista para el año que viene: un mínimo de 6, incluyendo “Batman v. Superman: Dawn of Justice” y “Captain America: Civil War”. El problema no es solo los estrenos, sino la invasión de publicidad que los precede y la insistencia en que cada uno de estos filme es “distinto”, cuando en muchas ocasiones sólo ofrecen más de lo mismo. “Fantastic Four” no parecía tener nada original o novedoso a su favor. Esa impresión caló.

2. Problemas mil

Primero, el rodaje. Se dice que su director Josh Trank se comportó de forma errática durante la filmación, lo que causó su “despido” del rodaje de una nueva entrega de la saga “Star Wars”, aunque muchos desmienten esos rumores, argumentando que se trata de una campaña de difamación por parte del estudio productor de “Fantastic Four”, 20th Century Fox. Después, un día antes del estreno, el jueves pasado, Trank escribió en Twitter: “Hace un año tenía una versión fantástica de esto [“Fantastic Four”]. Y hubiera obtenido excelentes críticas. Probablemente ustedes nunca la vayan a ver. Esa es la verdad”. El mensaje fue borrado, pero demostró la tensión de las relaciones entre el realizador y el estudio.

3. Demasiados ‘relanzamientos’

“Fantastic Four”, la versión inicial, se estrenó hace sólo 10 años. ¿Había necesidad de contar el origen de sus personajes una vez más? Es una situación similar a la que vivió Spider-Man en su más reciente versión con Andrew Garfield (el Hombre Araña, por cierto, volverá a ser “relanzado” en 2017, con un nuevo actor). ¿Y cuántas veces necesita el público ser recordado cómo murieron los padres de Batman? En fin, la reincidencia es culpable de aburrimiento.

4. El factor crítico

Las pésimas críticas no ayudaron para nada a que “Fantastic Four” fuera mejor recibida por las audiencias, aunque, en muchas ocasiones, eso no es obstáculo para el triunfo comercial de un largometraje. Pero, por una vez, público y crítica coincidieron.

5. Tom Cruise

Semanas antes del estreno de “Mission: Impossible. Rogue Nation”, su estudio Paramount Pictures temía que la quinta entrega de la saga no estaba en el radar de los espectadores, por lo que incrementó los gastos de promoción, contando con la siempre entusiasta presencia de Tom Cruise para vender el filme. El resultado fue el mejor debut comercial de la saga. El público, además, se dio cuenta de que se trataba de una excelente película. De ahí que, en su segundo fin de semana, el filme se mantuviera en primera posición.