Salma Hayek se queja del sueldo de las latinas, del racismo y Donald Trump

La actriz mexicana dejó las telenovelas en el pasado pero no sus ganas de promover un cambio social. Por eso habla de su descontento por varias situaciones políticas y sociales
Sigue a La Opinión en Facebook
Salma Hayek se queja del sueldo de las latinas, del racismo y Donald Trump
La actriz mexicana Salma Hayek habló desde su carrera hasta la política y su natal México.
Foto: Getty Images

Desde que vivía en México, Salma Hayek asegura haber luchado por la igualdad de género.

Pero lo más sorprendente es que aún en tiempos modernos, y supuestamente más civilizados, las mujeres ganan muy por debajo de sus colegas varones.

“Las mujeres ganan menos dinero que los hombres pero las mujeres latinas son las que ganan menos que nadie, en comparación de los hombres. Las mujeres latinas solo ganan el 50 por ciento del sueldo de un hombre”, dijo la actriz mexicana a Jorge Ramos en su programa “Al punto”.

Además de enfatizar, “no me gustan los estereotipos”, habló de un gran problema que existe en este país y que cada día se ha hecho más evidente tras años de aparente calma.

“Definitivamente hay un problema muy fuerte de racismo en los Estados Unidos. Se ve en las calles, desde los policías hasta la gente que apoya a gente que quiere ir para presidente, [y] que usa el racismo para ganar votos”, dijo sin pronunciar el nombre de Donald Trump.

Y es que hasta ahora se ha negado a usar ese nombre en público porque sabe que eso es lo que el precandidato presidencial republicano quiere y ella no lo quiere complacer.

“Me reí. Me pareció estúpido el comentario pero al mismo tiempo manipulador porque él está tratando de agarrar cierto tipo de gente para que lo sigan y está usando todo lo que pueda para hacerse publicidad y le funcionó muy bien”, dijo al ser cuestionada sobre su reacción al enterarse que el empresario describió a los mexicanos como “criminales, violadores y narcotraficantes” al inicio de su campaña.

De igual manera desestimó que el actual líder en encuestas del partido republicano termine en la Casa Blanca.

“El ser antiinmigrante es ser antiamericano. No puede ser que un antiamericano se convierta en el presidente de Estados Unidos”, dijo en tono reprobante.

También habló de su país natal México. Y aunque muchos han asegurado que ella no se considera mexicana, quedó claro que sabe lo que acontece en la vecina nación.

“Nunca veo a México desde lejos, siempre lo voy a ver muy cerca. Lo veo en crisis, con una crisis moral muy fuerte porque la gente que lo está sufriendo tiene una crisis moral y la gente que lo está haciendo sufrir tiene una crisis moral porque se ha perdido un poco el valor por la vida y el respeto por la vida y por los seres humanos“, comentó la veracruzana.