¿Aún es seguro tomar Advil, Aleve y otros analgésicos?

Advierten que estos medicamentos aumentan el riesgo de desencadenar un ataque al corazón o un derrame cerebral
¿Aún es seguro tomar Advil, Aleve y otros analgésicos?
Las personas con insuficiencia cardíaca no deben tomar NSAID del todo, dado que los medicamentos pueden empeorar la afección.
Foto: Shutterstock

Una nueva advertencia de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) puede hacerte pensar dos veces antes de buscar analgésicos como ibuprofeno (Advil, Motrin y genéricos) y naproxeno (Aleve y genéricos).

La agencia indicó que estos medicamentos, también conocidos como medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAID, por sus siglas en inglés), conllevan un pequeño aumento en el riesgo de desencadenar un ataque al corazón o un ataque cerebral, incluso si actualmente no tienes una afección cardíaca.

Y ese es el caso incluso en las primeras semanas en las que tomas el medicamento.

Tu riesgo también se ve incrementado si tomas los medicamentos por períodos prolongados de tiempo y si tomas dosis más grandes. El aviso de seguridad fortalece aún más los consejos que nuestros análisis de CR Best Buy Drug han ofrecido por mucho tiempo.

Además del ibuprofeno y el naproxeno, la advertencia también aplica para un NSAID de receta, como celecoxib (Celebrex), diclofenaco (Cambia, Voltaren y otros), y meloxicam (Mobic).

La aspirina no está incluida en la advertencia de la FDA.

¿Has cambiado tu uso de analgésicos como el ibuprofeno y el naproxeno?

Las personas que están en mayor riesgo de padecer esos problemas son quienes han tenido un ataque al corazón o quienes ya tienen una enfermedad del corazón, pues tomar un NSAID aumenta el riesgo de provocar un segundo ataque al corazón o muerte por causas relacionadas con un ataque al corazón, según señaló la FDA.

Si tú formas parte de esta categoría y necesitas medicamentos analgésicos o antipiréticos, considera usar otras medicinas como el paracetamol (Tylenol y genéricos), que no es un NSAID. Otra opción es el naproxeno.

A pesar de que la FDA incluyó al naproxeno en su advertencia, algunos estudios sugieren que no aumenta el riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral tanto como otros NSAID, de acuerdo a nuestro informe sobre estos medicamentos en CR Best Buy Drugs. Para tratar el dolor en una articulación, utilizar un NSAID tópico de receta, como un gel o una crema, también puede ser una buena opción.

Las personas con insuficiencia cardíaca no deben tomar NSAID del todo, dado que los medicamentos pueden empeorar la afección.

También debes evitar esos medicamentos si tienes:

  • úlceras o sangrado estomacal (también es el caso si los has tenido en el pasado);
  • hipertensión arterial descontrolada;
  • enfermedad renal (puesto que los NSAID se han asociado con la insuficiencia renal);
  • si alguna vez has tenido un ataque cerebral o mini ataque cerebral (accidente isquémico transitorio).

También debes evitar los NSAID si:

  • te someterás a una cirugía de injerto de derivación de la arteria coronaria (CABG, por sus siglas en inglés);
  • tomas aspirinas para proteger tu corazón;
  • estas en el tercer trimestre del embarazo.

Para cualquier otra persona, si necesitas tomar un NSAID, usa la dosis más pequeña que brinde alivio y no la tomes por más tiempo de lo necesario, según recomienda Barbara Young, doctora en farmacología y editora de información de medicamentos para el consumidor de la Sociedad Estadounidense de Farmacéuticos del Sistema de Salud (American Society of Health-System Pharmacists). Eso se debe a que los NSAID no solo aumentan tu riesgo de un ataque al corazón o un ataque cerebral, sino que también pueden provocar sangrado en el estómago.

Los NSAID bloquean una hormona llamada prostaglandina. Estas sustancias juegan un papel en provocar dolor, inflamación, fiebre y calambres y dolores musculares. Pero también ayudan a proteger el recubrimiento del estómago y, cuando están bloqueadas por un NSAID, existe un mayor riesgo de sangrado y úlceras estomacales.

Estos riesgos (sangrado gastrointestinal, úlceras estomacales y ataques al corazón y ataques cerebrales) de los NSAID aumentan con la edad. Mientras más avanzada sea tu edad, más precaución deberás tener al tomar NSAID, especialmente por largos períodos de tiempo.

En su lugar, considera usar acetaminofeno (llamado también paracetamol), pero sigue atentamente las instrucciones de la etiqueta. Los asesores médicos de Consumer Reports recomiendan no tomar más de 3,250 mg de acetaminofeno en un período de 24 horas debido al potencial del medicamento de provocar daño hepático, especialmente en los bebedores empedernidos.

Para tratar el dolor crónico a causa de la artritis Young recomienda, en lugar de los medicamentos, considerar programas de fisioterapia o ejercicios. Estas estrategias pueden reducir tu necesidad de tomar medicamentos del todo.