Congreso está “anestesiado” ante violencia de armas, dicen activistas

Control de armas sigue dividiendo al Congreso
Sigue a La Opinión en Facebook
Congreso está “anestesiado” ante violencia de armas, dicen activistas
Residentes honrar la memoria de
Foto: Michael Lloyd / Getty Images

Washington.- EEUU no está en guerra pero lleva 295 tiroteos en lo que va de 2015 y, pese a la advertencia del presidente Barack Obama de que tiroteos como el de Oregón se han vuelto “rutina”, el Congreso parece “anestesiado” a la violencia derivada de las armas, aseguraron activistas.

El tiroteo de ayer en el colegio comunitario Umpqua, en Rosenburg, una zona rural de Oregon, dejó diez muertos, incluyendo al pistolero, y siete heridos, y ha atizado el perenne debate nacional sobre el control de las armas.

Visiblemente molesto, Obama lamentó ayer que los tiroteos se han vuelto “rutina” en EEUU – el de Oregon es el número 45 en un recinto de enseñanza este año, según “Everytown for Gun Safety”-, al punto que la gente no reacciona a la violencia, y urgió medidas de “sentido común”, porque rezar no basta para frenar las “carnicerías”.

Durante una conferencia telefónica, Dan Gross, presidente de la Campaña Brady para Prevenir la Violencia de las Armas, instó hoy al público a  no dejarse intimidar por la “epidemia” de violencia y presionar al Congreso para que legisle medidas contundentes.

Eric Harris (izquierda) y Dylan Klebold,autores de la masacre de Columbine.
Eric Harris (izquierda) y Dylan Klebold, autores de la masacre de Columbine.

“Es una situación triste y trágica cuando 89 personas mueren a punta de pistola a diario y esto se vuelve rutina en este país. Tenemos que exigir que las armas no caigan en manos equivocadas… el Congreso quiere presentar esto como un asunto complicado”, pero no lo es, afirmó.

Para Gross, “nada cambiará” mientras el Congreso siga anteponiendo los intereses corporativos y de los defensores de las armas a la seguridad ciudadana.

Desde 1994, la llamada “Ley Brady” ha logrado frenar la venta de 2,4 millones de armas a personas equivocadas gracias a la revisión de antecedentes, señaló Gross, cuyo hermano murió baleado en la cabeza durante uno de estos tiroteos.

Espiral de violencia

Según el sitio Shootingtracker.com, en lo que va de 2015 ha habido 295 tiroteos,  incluyendo el de Oregon.

Salvo raras excepciones, durante el segundo mandato de Obama no ha pasado una semana entera sin un tiroteo con al menos cuatro muertos.

Ni el ataque a la exlegisladora Gabrielle Giffords en Tucson (Arizona) en enero de 2011, ni la masacre de 20 niños en una primaria en Newtown (Connecticut) en diciembre de 2012, ni el asesinato de nueve personas en una iglesia en Charleston (Carolina del Sur) en junio pasado, han logrado que el Congreso restrinja la venta de armas.

La exlegisladora Gabrille Giffords tras el intento de asesinato.
La exlegisladora Gabrille Giffords muestra las lesiones tras el intento de asesinato que la tuvo entre la vida y la muerte.

Más estadounidenses mueren en  homicidios que en ataques terroristas pero, en un país donde los conservadores defienden a ultranza el derecho a la tenencia de armas, consagrado en la Segunda Enmienda de la Constitución, un mayor control de las armas parece una meta inalcanzable.

Si el Senado aún bajo control demócratas no pudo aprobar una ley semejante tras la tragedia de Newtown, la Cámara de Representantes tampoco lo hará ahora que la extrema derecha del Partido Republicano, los legisladores del movimiento “Tea Party”,  incluso lograron desbancar a su líder, John Boehner.

El control de armas varía en cada estado

Las leyes federales prohíben la venta y posesión de armas a menores de edad; criminales y prófugos de la justicia; drogadictos; enfermos mentales; inmigrantes indocumentados; soldados dados de baja por conducta deshonrosa, y personas con orden de alejamiento de una corte por violencia doméstica.

Solo que las leyes están llenas de agujeros y, por ejemplo, personas condenadas por delitos menores que no sean de violencia doméstica pueden acceder a las armas, y el 40% de las armas se venden sin la revisión de antecedentes del comprador.

Por presiones políticas, en particular de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el Congreso ha sido incapaz de prohibir las armas de asalto o restringir aún más la venta de armas, por los que la tarea ha recaído en ciudades, municipios y gobiernos estatales.

Este verano, la ciudad de Los Angeles, se sumó a otras urbes californianas, como San Francisco y Sunnyvale, al prohibir barriletes con capacidad de más de diez balas, con la idea de reducir el número de víctimas y masacres. El concejo de la ciudad también impuso nuevos requisitos para el almacenaje de pistolas en el hogar.

En 2014, California y Washington figuraron entre los 37 estados que aprobaron un total de 99 leyes para regular más la venta de armas, mientras que siete estados prohibieron el acceso a las armas de personas implicadas en casos de violencia doméstica, según el Centro Legal para Prevenir la Violencia de las Armas.

Los candidatos y las armas

 La precandidata demócrata, Hillary Clinton, prometió en Twitter que hará todo lo posible por poner en marcha medidas “sensibles” para controlar las armas. Su más próximo rival, Bernie Sanders, consideró que si bien no hay una “solución mágica”, la situación actual es “insostenible” y sí existe consenso, incluso entre dueños de armas, para medidas “serias”.

//platform.twitter.com/widgets.js

En declaraciones a este diario, el exgobernador demócrata de Maryland y precandidato presidencial, Martin O´Malley, prometió hoy que, si gana en 2016, exigirá “la revisión de antecedentes de todo comprador de arma“ y promoverá “políticas sensibles” para el control de las armas.

Mientras, los precandidatos republicanos se arropan con el manto de su ícono, el expresidente Ronald Reagan, pero omiten que éste apoyó la llamada “Ley Brady” de 1993 que imponía una espera de siete días para revisar los antecedentes penales o expediente psiquiátrico de posibles compradores de armas. La ley lleva el nombre de James Brady, el exsecretario de prensa que resultó gravemente herido en el atentado contra Reagan en 1981.

El presidente Reagan saluda a los presentes minutos antes del atentado el 30 de marzo de 1981. El secretario de prensa James Brady es el tercero desde la izquierda.
El presidente Reagan saluda a los presentes minutos antes del atentado del 30 de marzo de 1981. El secretario de prensa James Brady es el segundo desde la izquierda.

Reagan, que en vida fue miembro de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), apoyó además la prohibición de armas de asalto.

Pero, en la contienda, precandidatos republicanos como los senadores Marco Rubio, Ted Cruz y Lindsey Graham, se oponen a ampliar la revisión de antecedentes de los compradores.

Desde que llegó al poder en 2009, Obama ha hecho 15 pronunciamientos sobre masacres y, sin la acción contundente del Congreso, lo más probable es que tenga que seguir ofreciendo condolencias, advirtieron activistas.

La polémica sobre las armas, en números:

  • EEUU conforma el 4,4% de la población mundial pero posee el 42% de las armas en manos civiles a nivel global.
  • EEUU tiene un mayor índice de muertes con armas que el resto de países industrializados.
  • Más de 33,000 personas mueren cada año por la violencia derivada de las armas, incluyendo 15,000 adolescentes entre 12 y 19 años.
  • Desde diciembre de 2012, tras la masacre en Newtown (Connecticut), ha habido al menos 986 tiroteos masivos, que en su conjunto han dejado al menos 1,234 muertos y 3,565 heridos.
  • Una tercera parte de los hogares con menores de edad tiene un arma, incluyendo un 34% de hogares con niños menores de 12 años.
  • Cerca de 1,7 millón de niños viven en hogares con pistolas cargas y sin mecanismo de seguridad.
  • Los hispanos tienen menos posibilidades que los negros de ser víctimas de homicidio, y la mitad de posibilidades que los blancos de tener un arma en casa (20%).
  • Por lo general, la tenencia de armas está concentrada entre los adultos mayores, en zonas rurales, y de raza blanca, especialmente en el sur del país.
  • El 40% de las armas se venden sin revisión de antecedentes del comprador.
  • Donde hay más armas, hay más homicidios, pero en los estados con más restricciones hay menos incidentes de homicidios por armas de fuego.

 

Fuentes: Centro de Investigación Pew, Shootingtracker.com, Campaña Brady para Prevenir la Violencia de las Armas