No es uno, son tres linchamientos en cuatro días en Puebla

La Comisión Nacional de Derechos Humanos alerta sobre frágil Estado de Derecho en la entidad
No es uno, son tres linchamientos en cuatro días en Puebla

El caso de los dos supuestos encuestadores linchados en Ajalpan, donde quemaron a dos hombres, no es el único en Puebla, ni siquiera en esta semana. Al menos otros dos casos fueron reportados: el primero, el sábado pasado y el segundo, el lunes.

Las expresiones de violencia en Puebla tuvieron un incremento exponencial en las últimas horas. Pocas veces se habían registrado en menos de una semana los asesinatos de tres personas y tres linchamientos, sin que haya un solo responsable detenido hasta ahora.

Los hechos comenzaron a registrarse desde el sábado pasado y terminaron el lunes 19 con la pérdida de las vidas de los dos encuestadores Rey David y José Abraham Copado Molina en Ajalpan, confundidos por secuestradores de menores.

Además del municipio enclavado en la sierra negra, Ajalpan, gobernado por el Edil Gustavo Lara Torres del Partido Revolucionario Institucional (PRI), los hechos también se han suscitado en la capital del estado y en San Andrés Cholula.

En este contexto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) refirió que el fenómeno linchamiento o de la justicia por propia mano y la ”frecuencia con que el fenómeno del linchamiento se ha presentado en el estado de Puebla evidencia la fragilidad del Estado de derecho”, el cual establece los procedimientos a seguir para juzgar las conductas delictivas de las personas.

“A los ojos del país y del mundo se pone de manifiesto la existencia de sociedades que no sólo muestran su falta de respeto a la ley, sino que recurren a vías injustas para aplicar la justicia. Nada hay que respalde o justifique esas conductas bárbaras en nombre de la justicia, ni aún en aquellos casos en que se puedan regir por usos y costumbres, porque toda conducta tiene como límite los principios de la Constitución General de la República, el respeto a los derechos humanos y, de manera relevante, el respeto a la vida, la dignidad e integridad de las personas”, recalcó el documento.

La CNDH mencionó que de acuerdo con distintos medios de comunicación durante 2015 han ocurrido al nueve hechos similares en el estado sin que existan evidencias de que las autoridades hayan intervenido para impedir los linchamientos.

Debe tomarse en cuenta la señal de alarma para evitar la repetición de manifestaciones de acarree agresivo y para subrayar que todos debemos permanecer dentro del margen de la ley.

El organismo recalcó que rechaza todas las formas de violencia y expresó su deseo porque los gobiernos de Puebla y del municipio de Ajalpan frenen este tipo de conductas y reoriente a la sociedad por el camino de la ley.

Los hechos violentos en esta entidad comenzaron el pasado sábado, en territorio cholulteca, donde un niño de 11 años de nombre Brayan “N” que conversaba con su abuelo cayó mortalmente herido por la herida de un arma de fuego que un sujeto detonó desde un vehículo en circulación, por lo que se inició la averiguación previa 291720157SACHO.

El explosivo coctel de los últimos días también incluyó un primer intento de linchamiento en el municipio de San Martín Texmelucan, cuando un ebrio de nombre Alejandro Pestaña impactó el vehículo en el que viajaba contra una carreta, atropelló a un motociclista, luego dio muerte a un conductor de taxi y finalmente terminó en un puesto de barbacoa.

Desde las 12:30 hasta las 18:00 horas los elementos de la Policía Municipal disputaron la tutoría del conductor ebrio a quien se le identificó como regidor de San Matías Tlalancaleca, un municipio vecino.

Hubo quema de patrullas, policías heridos y unos 500 habitantes de Texmelucan enardecidos.

Además, en la junta auxiliar de La Resurrección, en la capital poblana gobernada por Antonio Gali Fayad, el lunes por la tarde un presunto ladrón estuvo a punto de ser linchado por la población al ser sorprendido flagrante con otros dos sujetos que consiguieron huir.

Resultado de ello hubo una decena de policías municipales heridos por la turba que quiso hacer justicia por su propia cuenta. Los hechos sucedieron unas cuatro horas antes del linchamiento en Ajalpan, el mismo día.

Cerca de las 15:00 horas del pasado lunes, tres sujetos fueron encontrados robando en el interior de una miscelánea de La Resurrección, por lo que fueron perseguidos por un grupo de personas que lograron capturar a uno de ellos.

Los pobladores amagaron y golpearon al presunto ladrón con el objetivo de hacer justicia por su propia mano. Al lugar arribaron policías municipales para controlar la situación y rescatar al hombre, lo que provocó el enojo de los vecinos que comenzaron a lanzar piedras contra los uniformados.

Finalmente, los policías custodiaron al hombre y se lo llevaron del lugar para ser trasladado a la instalaciones de la Policía Municipal, luego de recibir atención médica.

En Ajalpan lincharon a dos encuestadores

El Edil de Ajalpan, Gustavo Lara Torres, informó que las víctimas del linchamiento perpetrado por pobladores el lunes por la noche, respondían al nombre de José Abraham Copado Molina, de 25 años de edad, y Rey David Copado Molina, de 35 años de edad, quienes realizaban una encuesta en la demarcación.

Señaló que tras la denuncia de los pobladores sobre sujetos sospechosos, la Policía Municipal abordó a los encuestadores y se identificaron con su credenciales de elector y del trabajo.

“Eran dos personas sospechosas que estaban realizando una encuesta, ese fue el reporte, nada más dijeron así, que estaban haciendo muchas preguntas y que era una encuesta, pero nada más”, indicó a su vez el director de la Policía Municipal de Ajalpan, José Manuel González.

Para evitar que fueran agredidos por los pobladores, los encuestadores fueron retenidos en la comandancia ante la insistencia de que eran los responsables de un intento de secuestro en contra de una menor.

Los habitantes de Ajalpan tocaron las campanas de la iglesia y un contingente de más de mil personas se agrupó en el lugar para después arremeter en contra de las instalaciones del Palacio Municipal y vehículos oficiales.

La turba sacó a los hombres de los separos, pese al arribo de la Policía Estatal y de municipios aledaños. Posteriormente los hombres fueron torturados y quemados en la explanada municipal.

Hasta el momento hay 25 personas involucradas en los hechos que ya fueron identificadas, según dio a conocer el Alcalde. Detalló además que previo al linchamiento en las redes sociales circularon rumores sobre robo de niños en el municipio, lo que, consideró, creó pánico en la población.

Sobre la identidad de los dos sujetos en un primer momento se había dicho que eran también estudiantes de la Universidad Tecnológica del Valle de Tulancingo (UTVT), institución que informó que las credenciales no eran originales.

A través de un comunicado la Universidad mencionó que la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo constató que las matriculas de las credenciales con las cuales presuntamente se identificaron los encuestadores no estaban registradas en la institución, además, el departamento de Servicios Escolares revisó sus expedientes escolares y verificó que no existía ningún registro de las víctimas.

Piden justicia 

La Asociación Mexicana de Agencias de Investigación e Inteligencia de Mercado (AMAI) y el Colegio de Especialistas en Demoscopia y Encuestas (CEDE) pidieron a las autoridades garantizar la seguridad de los encuestadores a nivel nacional luego de la muerte de los hermanos Rey David Copado Molina y José Abraham Copado Molina, quienes fueron linchados por pobladores de Ajalpan, Puebla, la noche del lunes 19 de octubre tras ser confundidos con dos secuestradores.

Las encuestadoras exigieron que se garantice la seguridad de su personal a nivel nacional y propusieron al Gobierno Federal que se establezca una mesa de trabajo conjunta para coordinar esfuerzos para enfrentar la problemática. Las instituciones expresaron su preocupación por las consecuencias y significado que este tipo de sucesos puedan tener en la industria de investigación de mercados, medios y opinión pública.

“Vemos con preocupación que nuestro personal, que recorre todos los días ciudades y pueblos del país para hacer encuestas, entrevistas, etnografías, sesiones de grupo, entre otras actividades de investigación, se enfrenta a condiciones cada vez más riesgosas como fruto del clima de inseguridad y violencia que impera en nuestro país”.

Recalcaron que esta situación se ve agravada cuando algunas autoridades criminalizan su trabajo, pues recordaron que en el mes de febrero difundieron un comunicado acerca de la publicación de bandos municipales como el de Coacalco de Bedrrioizábal, donde mencionaron, la autoridad prohibe sus labores de pedir información voluntaria y anónima mediante encuestas a las personas al asumir que se trata de actividades comerciales o de ambulantaje.

“Pareciera que cualquier persona que habite el espacio público se vuelve sospechosa de ser delincuente. Esto nos preocupa pues esta actividad es la base de nuestro trabajo”.

Por último la industria de investigación de mercados agrupada en AMAI y CEDE señaló que estará pendiente de que se haga justicia y que los culpables sean castigados, asimismo exigieron que las autoridades los mantengan informados sobre los avances del caso.

En tanto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) demandó justicia para las familias de las víctimas mediante una investigación seria y profesional que permita dar con los responsables para que sean castigados de acuerdo con la ley, para que no haya impunidad y exista una reparación integral del daño.